Sidebar

20
Mar, Ago

Sala Russafa aporta la vertiente teatral a la programación de Valencia Negra, que toca disciplinas tan variadas como la música o el cine. El 10 de mayo, el centro cultural acoge el estreno de la adaptación escénica de uno de los clásicos cinematográficos del género, 'Crimen perfecto', dirigida por Alfred Hitchcock en 1954.

 

En la versión teatral varía ligeramente el título, pasando a llamarse 'Un crimen perfecto'. “Queríamos mostrar que trasladar a un escenario esta historia requiere retoques. Pero son variaciones pequeñas, muy sutiles, porque la esencia de la trama permanece. Se mantiene la tensión dramática y el suspense característicos de Hitchcock, además de sus toques de humor negro”, señala Iria Márquez, responsable de la adaptación y dirección.   

En 2016, ella fue la encargada de la versión y dirección de 'La Soga', estrenada al calor de la cuarta edición de Valencia Negra, que obtuvo una gran acogida de público y buenas críticas. Ahora, nuevamente arropada por el festival, Márquez ha escogido otro gran clásico de Hitchcock “porque es muy fácil para el espectador entrar en el juego que plantea esta historia. Permite ver tanto cómo funciona la mente del investigador que está tratando de descubrir qué ha pasado como en la del asesino, que se plantea un reto con el que casi todos hemos fantaseado alguna vez: cómo sería un crimen imposible de descubrir”, comenta la directora.

Esta obsesión anida y va creciendo en la mente minuciosa de un tenista retirado, que imagina cómo sería su vida si desapareciera su esposa, pero pudiera mantener la fortuna de ésta, a la que sumaría el seguro que cobraría por su muerte. 1963 y Londres son el marco espacio temporal para este thriller,  que va avanza conforme la mente del vanidoso protagonista, que ha contemplado hasta el último detalle del asesinato, se topa con la imperfección de la vida, con la arbitrariedad del azar que puede acabar derribando hasta los planes más sólidos.   

La ambición y el suspense van oscureciendo el escenario mientras el jazz clásico acompaña la puesta en escena de esta pieza, que supone también el estreno de una nueva compañía valenciana, Noir Productions, nacida para dedicarse al teatro de género negro. Está compuesta por un equipo artístico que habitualmente forma parte de proyectos de Sala Russafa y Arden: los intérpretes Rosa López, Jaime Vicedo, Darío Torrent, José Doménech y Raquel Ortells, a los que se une en la dirección y adaptación de los textos Iria Márquez.

Hasta el 27 de mayo puede verse la obra, que permanecerá en cartel una vez haya acabado el festival, alargando la estela llena de misterio y elegantemente cruel, de las mejores tramas del género negro.