Estrenos

‘Això no és un homenatge’, una reflexión sobre el colectivo de mujeres mayores de 64 años

Se presenta en el Teatro Principal de Santanyí, Mallorca, dentro del Festival S’Illo

El Festival S’Illo de Baleares presenta ‘Això no és un homenatge’, de la compañía D’Annunzio/ Molina, que se representará el día 10 de septiembre, a las 20:00h, en el Teatro Principal de Santanyí (Teatro Taller) de la isla de Mallorca. Es una creación de Mauro Molina y Natalia D´Annunzio, interpretada por Sandra, Xisca, Francisca Font, Mari Juana, Lourdes Clar y Teresa.

Con una base multidisciplinar y una trayectoria diversa, el colectivo D’Annunzio/ Molina se reúne a partir de la necesidad de generar un espacio de trabajo donde compartir metodologías y procesos creativos en búsqueda de dramaturgias y lenguajes escénicos con los que profundizar en los límites de la creación contemporánea. La fusión de los lenguajes es uno de los objetivos de la creación de la compañía, que aspira a explorar el trabajo a partir de la interacción de la danza, el teatro físico, texto, prácticas performáticas y la producción audiovisual.

Això no és un homenatge’ reflexiona sobre la situación de un sector de la población de las personas mayores de 65 años y en general, sobre el proceso de envejecer en una sociedad obsesionada con la eterna juventud y la invisibilización de la muerte. El espectáculo es el resultado de una residencia de creación en la ciudad donde se presenta, con el fin de generar material escénico, a partir de la interacción directa de distintos colectivos sociales del lugar, indagando sobre la capacidad de producción del tejido social y su relación con las artes escénicas. En este caso se trata del colectivo de mujeres mayores de 65 años.

«En este momento atravesado por el impacto del distanciamiento social, en el que las relaciones, la presencia y la comunicación humana ha devenido en bienes escasos y sobre todo en el colectivo de las personas mayores de 65 años, esta experiencia escénica con este colectivo ha sido muy beneficiosa tanto a nivel artístico como social, siendo posible, también, generar un tejido nuevo con una gran cantidad de posibles nuevos públicos», explica la compañía.

«Los hechos recientes pusieron de manifiesto que un tejido comunitario dañado o en proceso de desaparición, como empieza a ser común en las grandes ciudades, se convierte de por sí en un factor de riesgo para la salud tanto física como mental de las personas mayores y viceversa, y que una red de apoyo y cuidado, ya sea en la familia, el vecindario o incluso solo a nivel institucional, puede marcar una gran diferencia en la vida de millones de personas».

Este proyecto escénico en su proceso de creación fue una plataforma segura para la interacción de diversos sectores de la sociedad, promoviendo la reflexión y el consenso. «De alguna forma esta ha sido la manera de reivindicar a todas las personas mayores que se han ido y a todas aquellas que siguen aquí. Hemos pausado la velocidad de nuestra era tecnológica para integrarnos y compartir esta experiencia con nuestros mayores para que puedan ocupar el lugar que les pertenece en la sociedad«, añaden los creadores.

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba