El Chivato

Dimite el director del Festival de Almagro, Ignacio García, por la «devaluación del apoyo institucional»

Denuncia la reducción, precarización y externalización de puestos laborales

Ignacio García (Madrid, 1977) ha presentado su dimisión como director de la Fundación del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, según ha informado el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM) en un comunicado. En el transcurso de la reunión del Patronato del Festival de Almagro, celebrada el pasado 3 de noviembre, las instituciones que conforman dicho patronato (Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música, Consejería de Cultura de la Junta de Castilla La Mancha, Diputación de Ciudad Real, Ayuntamiento de Almagro y Universidad de Castilla La Mancha), ante la próxima revisión de la continuidad de la dirección, prevista de acuerdo con los estatutos de la fundación para el 30 de noviembre de este año, y con el propósito de garantizar el correcto desarrollo de esta cita en su edición de 2023, propusieron la continuidad del actual responsable durante un año más.

La dimisión de Ignacio García ha sido una sorpresa, pues en la rueda de prensa de balance del festival, el pasado mes de julio, manifestó su “interés y total compromiso” de poder continuar al mando. Además, recibió el apoyo manifiesto de parte del patronato. El alcalde de Almagro Daniel Reina, así como la viceconsejera de Cultura de la Junta de Comunidades, Ana Muñoz, y el vicepresidente de la Diputación Provincial de Ciudad Real, David Triguero, apoyaron la gestión del director madrileño. Su mandato culminaba con esta edición pero los estatutos de la Fundación que dirige el Festival prevén la ampliación durante un periodo extra de tres años.

El Festival de Almagro ha enviado un comunicado firmado por la Dirección de la Fundación del festival, que afirma que “no está de acuerdo con la reducción, precarización y externalización de puestos laborales que se ha llevado a cabo en la Fundación por mandato taxativo de su Patronato y su Comisión Ejecutiva”. El escrito califica esta tendencia como una “devaluación del apoyo institucional” y señala que “la clave” es la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC). Señala que la función de la CNTC, desde 2021, “filosóficamente, conceptualmente, en contenidos, en implicación, no concuerda con las premisas de su creación pensada como columna vertebral del Festival de Almagro”.

La Dirección avanza tres consecuencias del cambio de implicación de la Compañía Nacional de Teatro Clásico en el Festival de Almagro, que son las que originan su dimisión: la intención de la CNTC de reducir sus funciones en relación a años anteriores, lo cual “deteriora la visión patrimonial que se ha intentado construir en estos años desde la dirección del Festival”; que la contratación de la última producción de ‘La vida es sueño’ deba hacerse “directamente con la empresa coproductora y fuera de su sede” y la reducción de la actividad en el Teatro Adolfo Marsillach, la cual afecta “al desarrollo del Festival, a la hostelería y a la vida económica del municipio”.

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba