Estrenos

Estreno de ‘Vulva’ de Irene Herrero Miguel en la Sala Mirador

Irene Herrero Miguel se estrena como dramaturga y directora con un texto que se articula sobre los m√ļltiples casos de mujeres que han sufrido acoso y han visto su vida arruinada cuando se ha hecho p√ļblico un v√≠deo suyo de car√°cter √≠ntimo.

¬ŅQu√© sucede cuando el acto de amor propio por excelencia, el acto probablemente m√°s √≠ntimo de una persona, se ve expuesto y arrojado al espacio p√ļblico? ‘Vulva‘ aborda esta y otras preguntas para tratar de dar visibilidad a muchos de los problemas asociados a la sexualidad femenina.

Carmen Mayordomo, Silvia Vacas, Noemi Climent, Joaqu√≠n L√≥pez-Bailo, Jes√ļs Granda y Mercedes Salvadores son los int√©rpretes de esta propuesta sobre la hipocres√≠a de una sociedad que culpabiliza y estigmatiza a las mujeres siempre que se tratan cuestiones sexuales.

El estreno de la obra, producida por la compa√Ī√≠a Las horas del humo, tendr√° lugar en la Sala Mirador el 3 de diciembre. Podr√° verse de viernes a domingos hasta el 12 de diciembre.

Punto de partida

Vulva‘ parte de uno de estos casos reales para contar la historia de Luc√≠a, una joven maestra que ve su vida destrozada al publicarse un antiguo v√≠deo privado que envi√≥ hace a√Īos a un antiguo amante. El v√≠deo se hace viral en el colegio y todo el mundo se siente interpelado para posicionarse y opinar.

La obra¬†habla sobre lo no dicho, sobre los tab√ļes que rodean, todav√≠a hoy, la sexualidad y el placer femeninos. En la pieza se habla¬†de ‘pornrevenge’,¬†de c√≥mo se construye la presi√≥n del grupo en tiempos de redes sociales y c√≥mo esto afecta especialmente a las mujeres. A trav√©s de la historia de Luc√≠a se intentan analizar los mecanismos con los que cuenta la sociedad para construir la culpa en las mujeres. Hasta qu√© punto pueden los prejuicios y los roles de g√©nero ejercer presi√≥n sobre los individuos y acorralarlos en un √ļnico espacio de identidad posible. C√≥mo, en las mujeres en particular, esa culpa es capaz de ahogar hasta dejarlas sin respiraci√≥n.

Teaser de ‘Vulva’

Proyecto

En mayo de 2019 Ver√≥nica, de 32 a√Īos, se quit√≥ la vida. Unos d√≠as antes se hab√≠a filtrado un v√≠deo de contenido sexual de ella en su oficina, en la planta de Iveco en San Fernando de Henares, Madrid. Tras unos d√≠as el v√≠deo se viraliz√≥ y le lleg√≥ a su marido. Tras pasar por una crisis de ansiedad Ver√≥nica se suicid√≥. 

Resulta imposible conocer los verdaderos motivos por los que Ver√≥nica se quit√≥ la vida, sin embargo, no es el primer caso de una mujer que se quita la vida despu√©s de sufrir acoso a ra√≠z de un v√≠deo sexual. Son bien conocidas las historias de la joven canadiense Amanda Todd, que antes de suicidarse lleg√≥ a publicar en Youtube un v√≠deo en el que relataba sus experiencias de chantaje, acoso escolar y agresi√≥n f√≠sica; el caso de Tiziana Cantone, una joven italiana de 31 a√Īos, que se suicid√≥ en 2016 despu√©s de m√°s de un a√Īo de insultos y humillaciones por la difusi√≥n por parte de su expareja de un v√≠deo de contenido sexual donde ella aparec√≠a; o el de Olimpia Coral Melo, la joven que ha dado nombre a la ley contra el acoso digital en M√©xico, tras ver c√≥mo un v√≠deo de ella desnuda se visionaba una y otra vez sin su consentimiento.

No son los √ļnicos casos, solo los m√°s medi√°ticos, pero pasan los a√Īos y se repiten situaciones de acoso a mujeres a ra√≠z de v√≠deos e im√°genes de naturaleza √≠ntima. Son constantes los juicios a aquellas mujeres que deciden vivir su sexualidad rompiendo las reglas culturales, que les vienen impuestas por su familia, su religi√≥n o la sociedad en la que viven.

Retomando el caso de Ver√≥nica, este proyecto surge a ra√≠z de la formulaci√≥n de varias preguntas: ¬ŅQu√© sucede cuando el acto de amor propio por excelencia, el acto probablemente m√°s √≠ntimo de un ser humano, se ve expuesto y arrojado al espacio p√ļblico? ¬ŅPor qu√© un acto inocuo y, en todo caso, saludable, pasa a ser un acto perverso? ¬ŅHasta qu√© punto la presencia de ni√Īos hace que la situaci√≥n sea mucho m√°s explosiva? ¬ŅQu√© nos indica eso sobre nuestra relaci√≥n con la sexualidad y la educaci√≥n sexual que damos a los m√°s peque√Īos? ¬ŅC√≥mo un acto que, a priori, se hizo como parte de un juego ajeno a la moralidad, de repente, tiempo despu√©s se convierte en un acto depravado? ¬ŅD√≥nde queda el derecho al placer y al autocuidado de las mujeres cuando ni siquiera es pol√≠ticamente correcto hablar de ello? ¬ŅC√≥mo espera la sociedad que las mujeres se relacionen con su cuerpo de forma sana, si ni siquiera se verbalizan ciertas partes de su cuerpo? ¬ŅNo existe lo que no nombramos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba