Críticas de espectáculos

Fuera de juego/Enzo Corman/La Caja

Ingeniero en el disparadero

El paro de larga duración como detonante de la tragedia. Un texto duro de uno de los autores franceses más conspicuos, más cercano a su realidad social: Enzo Corman propuso hace siete años esta radiografía de una desesperación, un ingeniero en infraestructuras industriales que tras dos años de paro ha sufrido una mutación total. De ideas, de comportamientos, de actitud ante el destino, de concienciación ante la evidente y obvia rutina del que va peregrinando de entrevista en entrevista, de encuentros con directores de recursos humanos, de curriculums que se van momificando ya que no hay nada que añadir, simplemente la indignidad de que le ofrezcan trabajos para los que no se requiere sus conocimientos ni su titulación.

Y es ahí donde explota, donde se resiente su dignidad, donde su caída hacia los abismos se va produciendo de manera paulatina, con la pérdida de toda esperanza de encontrar un trabajo de acuerdo a sus estudios y su experiencias; la ruptura de relaciones con su compañera; el alcohol, las pastillas, la locura hasta que decide hacerse con una pistola. Ya tenemos al ingeniero en el disparadero, un ser tranquilo, reflexivo que se convierte en un desesperado que encuentra en la violencia una salida para recuperar una cierta autoestima, aunque sea un camino de autodestrucción, de un suicidio en contraluz. Un acto volitivo donde instaura la duda de la legitimidad de la violencia individual espontánea contra la violencia estructural sistémica. Mata, pero es acribillado por el sistema. Cierre del ciclo vital, de la metáfora, del discurso. Tiempo de la reflexión, del debate político.

El director Iñigo Rodríguez-Claro tiene un buen plan, tiene una idea nítida de su puesta en escena de este texto de una estructura dramática poliédrica, que cuenta con una excelente y potente traducción de Fernando Gómez Grande, y aprovecha los recursos escenográficos limitados de manera eficaz e inteligente. Y ese mismo plan es el que tiene el equipo actoral, multiplicándose en diversos roles, descifrando con sus cuerpos y su dicción los misterios, los muchos misterios que contiene el texto, que se materializan de manera rotunda, proporcionando un espectáculo cerrado, armado, que nos deja ese sabor agridulce tan reconfortante cuando el arte nos lleva a un disparadero moral y político. Una celebración.

Carlos Gil Zamora

Obra: Fuera de juego – Autor: Enzo Corman – Traducción: Fernando Gómez Grande – Intérpretes: Ion Iraizoz, Mikele Urroz, José Juan Rodríguez – Espacio escénico y vestuario: Paola De Diego – Dirección: Iñigo Rodríguez-Claro – Producción: La Caja – Nave 73 – 11-01-17 – Madrid

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba