Sud Aca Opina | Patricio Sancha

Informaxicación

Antiguamente, quien dominaba la información, podía ser capaz de dominar el mundo, y parece que las reglas de este juego vital no han variado en lo mas mínimo, aunque hoy en día, se está masificando la utilización de información falsa, sin importar cual sea la motivación detrás de este uso. Y lo peor de todo, como no nos damos el suficiente tiempo como para corroborarla, la creemos a pie juntillas… Eso de que el que grita mas fuerte, por lo general no tiene la razón, se esta dando en el sentido de que, quien más información difunda, no necesariamente está diciendo la verdad, aunque lo hace con tal manejo de la persuasión, que nos es casi imposible dudar de sus dichos.

El dios CNN está reinando sobre nosotros los mortales.

Bien sabido es que la mejor defensa es un buen ataque, por lo que de inmediato a los dimes vienen los diretes y comienzan las informaciones, o desinformaciones cruzadas.

El tema actual es la guerra, el gran tema.

Trato de entender los por que y no me queda tan claro quien es el malo de la película. Por cada ruso que aparece dando su visión al respecto, aparecen 20 ucranianos aplastando sus argumentos.

Quiero dejar en claro que estoy en contra de cualquier tipo de manifestación violenta como vía de solución para el conflicto que sea, pero la información que me llega y la que me he encargado de recabar, no me permiten tener una verdadera visión del problema que se está dando a miles de kilómetros de mi país, pero como suele suceder según el comprobado efecto mariposa, algo nos tendrá que pasar, y de seguro no va a ser nada bueno.

Por lo pronto, la mayoría de quienes forman mi circulo cercano de afectos, después de haber sufrido las consecuencias de destrucción del estallido social del 18 de octubre 2019 y estar sobreviviendo a los efectos negativos de la pandemia, ahora están todos deprimidos por la guerra.

Como suele suceder, las cámaras de los medios de información se enfocan en aquello que mas vende desde el punto de vista del consumismo morboso, ese que todos tenemos, pero que de un momento a otro aflora impidiéndonos cambiar de canal cuando en la televisión muestran como un misil destruye un edificio o una bomba cae sobre un grupo de personas, y la guinda de la torta, un niño llorando para que todos terminemos llorando con él.

Cuando alguien gana una guerra, en definitiva, todos pierden.

Ya no se vierten calderos con aceite hirviendo sobre soldados escalando las defensas de un castillo amurallado. Hoy en día todo es mas pulcro; botón y decenas mueren. Francotirador y muere un general.

Me sorprende como la base de las tácticas de guerra siguen siendo las mismas que hace cientos de años. Cuando los españoles llegaron a conquistar América, al encontrar oposición, la orden era la de capturar o matar al jefe de quienes ofrecían resistencia. No existía la tecnología suficiente como para un francotirador, pero en el fondo, la idea es la misma; eliminar el mando del contrincante primero.

Nunca he asistido a una academia de guerra, pero supongo que esto se debe pasar en la primera clase teórica.

Para variar me desvié del tema inicial.

La informaxicación es real, es saturarnos de información, ya sea esta positiva o negativa, trascendente o inocua, verdadera o falsa… datos, datos y más datos de todo tipo, para mantenernos tan ocupados tratando de asimilarlos, sin dejarnos tiempo de reflexionar.

Nunca sabremos quien es el verdadero malo de la película porque estamos intoxicados de verdades y mentiras sin poder realmente discriminar entre ellas.

¿Antídoto?

Buena pregunta, creo, sin respuesta tajante.

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba