El Chivato

La ONG Caídos del Cielo recibirá el Premio Max de carácter social

La ONG de teatro para personas en riesgo de exclusión fundada por Paloma Pedrero en 2009 ha sido escogida por sus compañeros de profesión.

El comité organizador de los XXV Premios Max-Menorca ha concedido el Premio Max de carácter social 2022 a la ONG Caídos del Cielo, fundada en 2009 por la dramaturga Paloma Pedrero. Apoyada por el reconocimiento de muchos compañeros de profesión que han valorado este proyecto, Pedrero reconoce que tras tantos años de trabajo se agradece el premio a su labor. La directora recibirá el Max de carácter social el próximo 6 de junio en el Teatre Princial de Maó, durante la ceremonia de entrega de los XXV Premios Max – Menorca que organiza la Fundación SGAE. La ceremonia será retransmitida a partir de las 20 horas por La 2 de RTVE, a través del Canal Internacional y de RTVE Play.

Paloma Pedrero (Madrid, 1957) estrena su primera obra, ‘La llamada de Lauren‘, en 1985 y en el año 1998 la directora y autora teatral comienza a realizar talleres de teatro con personas sin hogar. El trabajo que durante años realizó culminó en 2008 con un ambicioso proyecto teatral: la escritura de una dramaturgia sobre ellos interpretada por ellos mismos, unidos a un selecto grupo de profesionales de las Artes Escénicas. La puesta en escena de ‘Caídos del Cielo‘ se estrenó dentro del Festival de Otoño en el Teatro Fernán Gómez de Madrid. Esta obra se convirtió en un gran éxito, tanto ético como artístico, además de contar con una amplia repercusión mediática.

A partir de esta experiencia, en 2009 se crea la asociación cultural Caídos del Cielo, con el convencimiento de que el teatro es capaz de transformar a las personas, puede mejorar sus vidas y ser motor de cambio para combatir la exclusión.

Confiesa que para ella «las artes son la mejor herramienta para cambiar el mundo» y, en este sentido, el carácter colectivo del teatro lo convierte «en el arte más social de todos: El teatro es un acto de humildad y de compañerismo. En él hay un grupo de personas que humildemente deben remar en la misma dirección para culminar, y se produce una toma de conciencia de que no estamos solos. Además, las personas excluidas se dan cuenta de todo lo que pueden hacer y que a dónde llegarán dependerá siempre de otros», explica.

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba