Sud Aca Opina | Patricio Sancha

Millonario inteligente

Lamento desilusionarlos, pero este no es un artículo recomendando una fórmula inteligente para hacerse millonario, sino que, desde mi personal punto de vista, el cual, para variar, perfectamente podría estar equivocado, existen al menos 2 definiciones erradas; una es la de ser millonario y la otra, la de ser inteligente.
Habitualmente se califica de millonario a quien acumula más ceros a la derecha de una cantidad en su cuenta bancaria, las más de las veces, en paraísos fiscales. Algunos la ostentan, otros la esconden, otros son conflictivos queriendo siempre más, a pesar de tener la capacidad económica de vivir varias vidas sucesivas sin necesidad de hacer nada más que solo respirar.
Por otro lado, inteligente es quien es capaz de solucionar las encrucijadas complejas, concibiendo nuevas estrategias para los problemas de siempre.
La vida misma, el día a día, es el mayor de los desafíos y acaso la riqueza espiritual no es infinitamente superior a la material.
¿Cuántos multimillonarios están insatisfechos con su vida y sus últimos días los terminan en completa soledad, aislados del mundo?
¿Cuántos genios terminan enfrascados en sus elaboradas fórmulas, aislándose completamente del mundo en el cual viven?
El dinero no hace la felicidad ni se puede alcanzar poniendo en práctica teorías matemáticas.
He conocido gente pobre cuya única pertenencia real es su vida y son plenamente felices al estar rodeados de sus afectos, quienes le retribuyen con amor incondicional todos sus esfuerzos y en los dichos populares, esos que vienen desde tiempos inmemoriales de analfabetismo e ignorancia científica esta contenida la mayor sabiduría sobre nosotros mismos.
A nuestros hijos les tratamos de enseñar que millonario e inteligente, es aquel que tiene todo lo que necesita como para ser feliz y aunque nuestro vehículo no es del año ni podemos darnos vacaciones en el Caribe cuando queramos, se sienten felices.
Algunos me han dicho que estamos formando individuos conformistas y que así, nunca van a lograr surgir en la vida.
Quiero dejar en claro que no les inculcamos un conformismo estúpido, sino el estar conscientes de que la vida es preciosa y que vale la pena vivirla rodeada de amor, porque es ahí donde radica la verdadera felicidad, en el compartir y compartirse con otros.
La inteligencia es lograr encontrar esa añorada felicidad a pesar de las dificultades que siempre existirán en nuestro camino y sobre todo, compartirla, porque al hacerlo, se logra un efecto potenciador donde la suma de uno mas uno puede ser fácilmente cinco millones.
Un millonario inteligente no es aquel individuo egoísta capaz de especular en la bolsa de valores comprando y vendiendo acciones de empresas, sin importarle las personas que están detrás de esos papeles o el daño ecológico que se produzca con una central termo eléctrica colindando con un santuario de la naturaleza.
Quien invierte en bienestar emocional, tanto el propio como el ajeno, ese es un verdadero millonario inteligente.

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba