Sud Aca Opina | Patricio Sancha

Sonido ruido

Aunque los dos conceptos tienen su explicación física como la propagación de ondas vibratorias a través de un medio fluido o elástico, mientras el sonido puede ser analizado bajo ciertos parámetros matemáticos de proporciones, ritmos, escalas, progresiones… y por lo tanto puede ser repetido si se copian los mismos valores para cada parámetro, el ruido se intelectualiza como un sonido inarticulado, sin ritmo ni armonía y sobre todo, confuso.

En el origen son lo mismo, pero al poco andar se diferencian radicalmente.

La vida contemporánea, sobre todo la vida urbana de habitantes estresados, está sobrecargada de ruidos molestos y pocos, o ningún sonido agradable.

Los sonidos armónicos del canto de pájaros al amanecer han sido reemplazados por el relinchar de caballos de fuerza impulsando autos histéricos.

El fluir hipnótico de un curso de agua ha sido aplastado por la vibración constante del transporte público.

El viento arremolinándose en el oído, ahora es ondas de calor potenciándose en el pavimento de hormigón.

El silencio del manto negro de una noche como punto final de una jornada, ya no existe, el ruido es constante.

Incluso en la música, una supuesta combinación de sonidos, se ha transformado en algo disonante.

Ya sé, esta última frase es típica de viejo amargado. Lo único que puedo argumentar en mi defensa, es que me salió del alma, sin filtro intelectual.

Los ruidos molestan, los sonidos agradan.

Y ya que mencioné la música, así como un buen maridaje potencia tanto el sabor de la comida como el del vino, una buena combinación entre música y actividad, potencia ambas.

En mi época de estudiante de arquitectura, no había como un buen rock pesado para sobre llevar la jornada de trasnoche y después de la entrega del proyecto, pasar a música clásica romántica como para bajar las revoluciones.

¿Quién no se ha hiper sensibilizado con una canción romántica cuando se está viviendo un periodo de conquista amorosa y pasado el desequilibrio químico del enamoramiento, la misma canción nos parece ridícula?

Un sonido nos puede entristecer, alegrar, enfurecer, tranquilizar, en definitiva, apelar a la amplia gama de emociones que un ser humano puede experimentar, mientras que el ruido solo puede incomodar.

Incluso la voz puede entrar en estas dos categorías. La voz en una canción interpretada en un idioma incomprensible para nosotros, se transforma en un instrumento más, pero también puede ser solo ruido.

Y nuestro cerebro, en un mecanismo de auto defensa natural, ante una discusión puede transformar las palabras ofensivas en solo ruido, mientras que los ruidos de un suspiro en ese momento crucial, puede ser el más estimulante de los sonidos.

¿Sonido o ruido?

Descartando un análisis físico de las variables que definen las ondas vibratorias propagándose por un medio fluido o elástico, la verdadera percepción de esas ondas, pasa por el filtro humano de su sensibilidad en un momento determinado.

Lo que para algunos puede ser ruido, para otros perfectamente puede ser sonido, y viceversa.

Lo que es yo, de vez en cuando me gusta estar en silencio para escuchar los sonidos de mi alma.

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba