Sidebar

17
Lun, Jun

Concha Velasco en 'Olivia y Eugenio' @Javier Naval

El Comité Organizador de los Premios Max de las Artes Escénicas da a conocer el Premio Max de Honor 2019, que ha sido otorgado por unanimidad a la actriz Concha Velasco por ser una figura clave en la historia de las Artes Escénicas. El comité ha resaltado su vasta trayectoria como intérprete y la ha destacado como figura pionera del teatro musical español y su compromiso con la figura femenina.

 

La intérprete pucelana recibirá el galardón el 20 de mayo en el Teatro Calderón de Valladolid durante la ceremonia de entrega de la XXII edición de los Premios Max de las Artes Escénicas que organiza la Fundación SGAE con la colaboración del Ayuntamiento de Valladolid y la Fundación de Universidades y Enseñanzas Superiores de la Junta de Castilla y León. Tras conocer la noticia, la actriz ha declarado recibir el premio "ilusionada y con un enorme respeto por lo que significa. Además, me lo entregan en el Teatro Calderón de Valladolid, un escenario que me ha dado mucho".

Concepción Velasco Varona nació en Valladolid en 1939, ciudad de la que recibió la Medalla de Oro y en la que ostenta una calle con su nombre. Actriz de teatro y cine, cantante, bailarina y presentadora de televisión, ha participado en más de 80 películas y en una treintena de obras teatrales, convirtiéndose en uno de los rostros más queridos de la escena española.

La intérprete, que en su palmarés cuenta con un Premio Max en 2002 a Mejor Espectáculo Musical por 'Hello Dolly!', ha destacado el valor de recibir el Max de Honor: "Estoy ilusionada por lo que significa para mí. Ya tengo un Max a la mejor productora y he sido finalista en varias ocasiones, que se me conceda ahora el premio Max de Honor es importantísimo", ha concluido.

Pionera del teatro musical en España

Su amplio registro la ha convertido en una figura icónica de las Artes Escénicas, sin embargo, fue su trabajo en el teatro musical español el que la catapultó como intérprete y la consolidó como referente. Pisó el escenario por primera vez a los 10 años, formada en baile español y danza clásica, trabajó en el ballet de la Compañía Nacional de Ópera y en la compañía de flamenco de Manolo Caracol.

Ya en 1985 se incorporó a 'La comedia musical española', programa que recuperaba el género de la revista amadrinado por Celia Gámez. Continuó su carrera en la pequeña pantalla, presentando y participando en programas musicales como 'Viva el espectáculo' en el que además de actuar, servía de altavoz para los autores de su época. De pronto, Concha Velasco entraba en directo, cada noche de viernes, en los hogares españoles y con un carácter autodidacta consiguió labrarse una leyenda como icono y referente, como artista y como mujer.

"Para mí, el teatro es mi pasión y también el espectador. Subirme al escenario me permite abstenerme de cuánto me rodea y entregarme al personaje que estoy haciendo en ese momento. Estoy muy agradecida al espectador por su cariño. ¡Le debo tanto!", confiesa.

Pionera de un género que aún estaba por emerger en España, Concha Velasco construyó una carrera meteórica con obras musicales como 'Mamá, quiero ser artista' (1986) de Juan José de Arteche o 'Carmen, Carmen' (1988) de Antonio Gala, de quien fue musa. En teatro, también destacan sus interpretaciones en 'La truhana' (1992) y 'Las manzanas del viernes' (1999), también escritas por Antonio Gala. Como empresaria, tuvo gran éxito con la adaptación del musical de Broadway 'Hello, Dolly!', que protagonizó ella misma. Recientemente ha trabajado en 'Hécuba' (2013), en la 'Reina Juana' (2014) y 'El funeral', espectáculo con el que actualmente se encuentra de gira.

Revolucionaria y comprometida

Despegaba así una carrera meteórica y un foco de interés que la pucelana supo aprovechar para denunciar la situación de la mujer y clamar a gritos el avance de la sociedad española. Fue entonces cuando su cara se ligó a personajes reivindicativos, empoderados y que luchaban por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Conocidos son sus trabajos en obras como 'Los derechos de la mujer' (1962), 'The boyfriend' (1962) o 'Las que tienen que servir' (1962), 'Filomena Marturano' (1979) o 'Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?' (1981), en los que Velasco enarbola la bandera feminista primero en blanco y negro y después ya en color.

Convertida en himno de una generación, empleó su popularidad para servir de altavoz en la lucha de derechos de los creadores, para apadrinar a nuevos autores y comprometerse también con movimientos políticos. "A mi lado han estado compañeros como José Sacristán y Tony Leblanc. Somos el referente de una época y nuestra carrera siempre ha estado unida a la historia de España, como la huelga de actores de 10 días en 1975 con la que conseguimos que se parara el país. Los derechos que tenemos hoy los artistas, los conseguimos nosotros entonces", recuerda. "He sido pionera, es cierto, pero sobre todo tengo presente. No miro hacia atrás nunca, ni me resigno con lo que he sido. El pasado es pasado, pero yo soy presente", concluye.

Cine

Pero además del teatro, su trayectoria profesional ha estado vinculada al séptimo arte. Ya con 16 años, debutó en el cine en la cinta 'El bandido generoso' (1954) de José María Elorrieta. Tras esa primera experiencia no dejaron de sucederse otras cintas de gran éxito como 'Las chicas de la Cruz Roja' (1958) de Rafael J. Salvia, 'El día de los enamorados' de Fernando Palacios (1959), 'Los tramposos' (1959) de Pedro Lazaga, y posteriormente en 'La colmena' (1982) de Mario Camus, 'Más allá del jardín' de Pedro Olea (1996) y 'París-Tombuctú' (1999) de Luis García Berlanga. En la década de los 80, su nombre se asocia a la televisión, en la que trabaja como presentadora y actriz, destacando su papel protagonista en Teresa de Jesús (1983) de Josefina Molina. Desde 2011 se incorpora al equipo de Televisión Española como presentadora de 'Cine de barrio', trabajo que compagina desde entonces con otras grabaciones como 'Las chicas del cable' (Netflix) o 'Gran Hotel' (Antena 3).

Reconocimientos

Actriz galardonada con el premio Goya de Honor 2012, su trayectoria ha sido avalada por numerosos premios como el Premio Ondas (1988 y 2012), el Premio Miguel Mihura de la SGAE (1982), el Premio Nacional de Teatro Pepe Isbert (1999), la Medalla de Oro de la Academia de Cine 2003, Medalla de Oro del Mérito en el Trabajo 2008, Premio Toda una vida de la Academia de Televisión 2009, la Medalla de Honor del Círculo de Escritores Cinematográficos 2010, Premio de la Unión de Actores 2012 y Premio Valle-Inclán de Teatro en 2014, el Premio Corral de Comedias en 2016 y el Premio Nacional de Teatro 2016, entre otros. Además, fue finalista como Mejor actriz a los Premios Max en 2010 por su trabajo en 'La vida por delante', y se alzó con el Premio Max a Mejor Espectáculo Musical por 'Hello, Dolly!' en 2002. El suyo es un palmarés que no deja de ampliarse, ya que recientemente fue galardonada con el premio Duende Zahorí del Festival de Invierno de Torrelavega y la Medalla de Oro de Madrid, entregada por la alcaldesa Manuela Carmena.

Anteriores premiados

En los años anteriores el galardón ha recaído en José Sanchis Sinisterra (2018); Salvador Távora (2017); Lola Herrera (2016); Rosa Maria Sardà (2015); María de Ávila (2014); Ana Diosdado (2013); Julia Gutiérrez Caba (2012); José Monleón (2011); Josep Maria Benet i Jornet (2010); Miguel Narros (2009); Víctor Ullate (2008); Fernando Arrabal (2007); Pilar López (2006); José Rodríguez Méndez (2005); Francisco Nieva (2004); Alfonso Sastre (2003); José Tamayo (2002); Antonio Gala (2001); Adolfo Marsillach (2000); Antonio Buero Vallejo (1999) y en el Teatro de la Zarzuela (1998).

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€