Sidebar

23
Jue, Ene

Viejas promesas estrena 'Katana' de Paco Gámez, Ganador del VII Certamen Jesús Campos para Textos Teatrales. El montaje, dirigido por Pedro Casas e interpretado por Alba Loureiro, Jorge Monje y Mario Sánchez, se podrá ver del 8 al 12 de enero en El ambigú de El Pavón Teatro Kamikaze de Madrid. El espectáculo es resultado de la III Residencia Artística El Pavón Teatro Kamikaze.



Sobre la obra

Corría el año 2000 y una noticia espeluznante saltó a los medios de comunicación: un muchacho de apenas 16 años había terminado con la vida de sus padres y su única hermana. Todos lo conocemos como "el crimen de la katana", porque ese fue el instrumento utilizado para llevar a cabo el triple parricidio.

"Era una familia normal" decían familiares y vecinos a quienes quisieran oírlos, tan sorprendidos y sobrecogidos por el suceso como cualquiera de los que nos asomamos a las noticias en esos días. Entonces, ¿qué había sucedido? ¿Qué había pasado por la cabeza de aquel adolescente para aprovechar la impunidad de la noche para terminar con aquellos a quienes quería? ¿Estamos ante un monstruo? ¿Lo que le ocurrió a él puede sucederle a cualquiera? ¿Es una víctima o en verdugo?

"Era una familia normal". "No noté nada raro". "Eran muy amables". ¿Cuántas veces hemos oído estas frases en un informativo? ¿Cuántas más las oiremos? El crimen de la katana fue uno de los que marcan a una generación: un niño mata a su padre, madre y hermana. Mezclaba, además, elementos que a día de hoy de tan normalizados nos parecen absurdos: juegos de rol, chats, videoconsolas.... El seguimiento de la prensa fue exhaustivo y, por supuesto, no se llegó a ninguna conclusión razonable. ¿Por qué habría de haberla? A veces, el horror se hace presente, no tiene sentido, no es disculpable, no es nada que no sea lo que es. A veces hay preguntas que es mejor no formular. Teatro Documento a partir del crimen de la katana.

Cambiaba el milenio y un chico de dieciséis años decidió usar la espada japonesa que le regaló su padre para matar a toda su familia. Un niño asesino, un adolescente desnaturalizado, frío, capaz de cometer el crimen más atroz. Odeim era el nick que usaba para chatear con su novia; con ese seudónimo hizo la promesa de aniquilar a sus progenitores y a su hermana pequeña. Odeim: "miedo" escrito al revés, "miedo" leído sobre un espejo. El miedo del hijo ante el padre. El miedo del padre frente al hijo. Edipo contra Saturno.

Ahora un escritor decide contar su historia, adentrarse en su oscuridad. Y la realidad y la ficción empiezan a mezclarse hasta que la frontera desaparece. Surge entonces la pregunta. ¿Quién soy yo? ¿Qué tengo en común con ese monstruo? ¿Es un monstruo o un niño sin más? Hay preguntas que es mejor no hacerse, hay ciénagas que no deberíamos atravesar. ¿En qué nos convertimos cuando nos sumergimos en nuestros temores más profundos? Antes de obtener respuestas alcé la katana y ya no había marcha atrás.

Estamos acostumbrados a contraponer la inocencia frente a la crueldad. Sin embargo, la inocencia puede ser terrible, caprichosa, egoísta y terriblemente cruenta.

Katana es una historia sobre el miedo, el que motiva los actos más terribles y el que sentimos al escucharlos. Miedo a que nos suceda, pero también miedo a que el irracional motor del horror se apodere de nosotros. Es el otro lado del miedo.