Sidebar

19
Mié, Jun

7 piezas al servicio de una historia redonda

Es usted un creador, tome 7 datos y fabrique una historia: dos mujeres. Maestras. Logran casarse por la iglesia en 1901 haciéndose pasar una de ellas por hombre. Se descubre el engaño. Parto. Escándalo periodístico. Huyen del país y llegan a Portugal. Cárcel. Huida hacia Argentina.  

 

Lo que haga con estos 7 datos será el mapa de su mundo. Nos dirá las coordenadas de su pensamiento. 

Así, la mirada de Coixet es la historia de dos mujeres que sólo desean poder amarse a pesar de un entorno tan hostil. La mujer es capaz de luchar por su emancipación en una sociedad y una época fuertemente patriarcal. Esta mirada también es la mía. Por tanto su razonamiento, su encaje de las piezas me parece el más natural y el único verdaderamente justo con las capacidades femeninas. 

Si usted tuviera otra mirada explicaría otras historias con estos elementos, pero ya no serían la mía. Tal vez haría la historia de una mujer muy hombruna, que consigue seducir a una mujer más joven, y ésta finalmente se desencadena de esta turbia relación casándose, por ejemplo, con un danés en Argentina. 

O tal vez su mirada se enfocaría en las tribulaciones y sufrimientos de unas mujeres que sienten un amor contra natura. Pero no sería usted muy original, la historia de la lesbiana víctima nos la han contado muchas veces. 

Tales posibilidades para mi no simplemente son otras formulaciones posibles, sino, directamente formulaciones erróneas porque convierten a la mujer en alguien incapaz de amar verdaderamente a otra mujer con todas las consecuencias, en alguien tutelado incapaz de pensar y decidir por sí misma. Para mi el dato de que sean maestras no es baladí, entiendo la lectura, el aprendizaje, incluso en un entorno rural y fuertemente religioso, como la posibilidad de pensar, decidir y ser libres. Así, los libros, la escena de cristales rotos sobre los libros, el deseo de leer, de aprender de escribirse, está perfectamente referenciado en la historia. No hay duda que fueron capaces de ejercer su libertad. Y como en el caso de la directora veo en la represión de su historia de amor la mezquindad del alma humana. De no poder ejercer el “vive y deja vivir”, el retorcer sin más la felicidad ajena. 

Una vez estás 7 piezas se desglosan en una historia, en su historia, en su manera de ver el mundo y en juzgar las capacidades de las mujeres hace 118 años. Coixet despliega todo su potencial en cada aspecto de la película:

- El trabajo de las actrices.

- La fotografía en blanco y negro, un blanco y negro táctil, con todas las posibilidades de luces, sombras, contrastes, texturas que permite. 

- La ambientación

- Los personajes secundarios

- El sexo. Por favor comparen la escena del sexo tántrico del plasta atlético de Aprendiendo a conducir https://www.filmaffinity.com/es/film982473.html con estas escenas. No importan el sexo de los cuerpos. El juego, el descubrimiento, el prodigio del deseo enamorado. Son escenas que conectan con algo parecido a "el momento más maravilloso de mi vida está sucediendo ahora y me está pasando contigo". No se pueden rodar mejor, no se puede pedir más. 

Cada pieza está pulida y reluciente para lograr un engranaje perfecto al servicio de su historia. 

Por ejemplo, el personaje del padre y la madre de Marcela, la sumisión, el miedo, el poder del hombre en el hogar, opresivo, con una cólera latente que puede explotar en cualquier momento. 

El proceso de enamoramiento, tan adolescente, tan epistolar, tan bello. Sacrificar este enamoramiento porque es imposible que se enamoraran sin todo el peso de la religión y las buenas costumbres en sus cabezas, es menospreciar las capacidades revolucionarias de una mujer enamorada. Es no entender nada. 

Un nuevo capítulo en la historia del cine

Si se me permite clasificar como género las películas lésbicas. Y utilizando como referente mi propia memoria, todo empezó con Lianna https://www.filmaffinity.com/es/film191703.html. Una película que trataba con acierto y de forma honesta el descubrimiento de la propia homosexualidad y su asunción por parte de una madre de familia. Luego apareció el subgénero de "si es lesbiana, que acabe muerta" tipo La Calumnia https://www.filmaffinity.com/es/film378659.html. O la construcción de la lesbiana perversa tipo la ama de llaves de Rebecca https://www.filmaffinity.com/es/film167667.html. Luego vinieron las películas lésbicas alternativas, de bajo presupuesto y series de culto como The L word. Y finalmente tanto trabajo, tanta inquietud femenina fue canalizada para gloria y éxito con un director y, se llevó la Palma de Oro con La vida de Adele https://www.filmaffinity.com/es/film361182.html. Lo mismo pasó algunos siglos antes con el género epistolar, eminentemente femenino, pero que fue un hombre quien recogió el sembrado y se llevó de nuevo la palma, me refiero a Laclos y Las amistades peligrosas. Adele, la gran triunfadora del género lésbico,  no se distinguía en nada y más que hablar del deseo entre mujeres, explicaba muy bien cómo le gusta al director que se líen las mujeres. Por suerte películas como Carol https://www.filmaffinity.com/es/film584711.html y Marcela y Elisa https://www.filmaffinity.com/es/film490217.html, nos demuestran que no es necesario ni ser lesbiana, ni ser mujer, lo único que importa es compartir una misma mirada sobre el mundo y una misma escala de valores. Y si además tienes talento, es posible rodar una película como ésta. 

Finalmente decir, que una vez has visto la película, todo parece lógico, fácil, una historia que tenía que ser esta, que no podía ser rodada de otra manera. Pasa con los clásicos, parecen un reencuentro más que un encuentro, pero en el mundo actual, diría que puede ser mucho más fácil rodar Fast and furius 19 parte, que historias tan bien compactadas y profundas como Elisa y Marcela. Es una película que celebro haber ido a ver al cine, y que me parece un lujo poder revisar a través de Netflix. 

Montse Barderi

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€