Sidebar

30
Lun, Nov

La compañía Morboria Teatro celebra 35 años de trayectoria con un espectáculo escrito en verso por Fernando Aguado: 'Del teatro y otros males que acechan en los corrales'.

 

Morboria Teatro ofrecerá este otoño varias funciones de su nuevo espectáculo, cuyas representaciones se vieron interrumpidas por la pandemia el pasado mes de marzo. Se trata del montaje ‘Del teatro y otros males que acechan en los corrales’, propuesta que reúne a un equipo formado por una quincena de artistas y con la que la compañía madrileña celebra 35 años de trayectoria. El espectáculo podrá verse el 30 de octubre en la Casa de Cultura de Collado Villalba y en noviembre llegará al Teatro José Monleón de Leganés (día 20), en el Centro Cultural Paco Rabal de Vallecas (día 21) y en el Teatro Zorrilla de Valladolid (día 27).

‘Del teatro y otros males que acechan en los corrales’ es una comedia burlesca escrita por Fernando Aguado y dirigida por Eva del Palacio. Morboria lleva años recitando versos del siglo XVII al público; en este nuevo espectáculo serán los versos escritos hoy los que sumergirán a los espectadores en una historia de antaño. “Es una ocasión estupenda y especial para dar a la luz una de estas comedias inéditas, delirios cómicos, y de paso darnos un homenaje a nosotros y al mundo del teatro”, explican.

La pieza, que se sitúa en Madrid, describe la vida de una compañía de cómicos de la legua. Una serie de personajes dan vida a esta divertida y disparatada historia, donde confluyen diversos individuos de muy diferente carácter. Todo lo que se cuenta es fruto de la experiencia y aunque no es una historia real, los hechos que ocurren en ella podrían serlo. Hechos que serán llevados a escena por una docena de actores y actrices: los ya mencionados Fernando Aguado y Eva del Palacio, junto con Alejandra Lorente, Virginia Sánchez, Ana Belén Serrano, Jorge Corrales, Eduardo Tovar, Vicente Aguado y Trajano del Palacio. Además, el elenco de intérpretes cuenta con la participación de los músicos Milena Fuentes (violín), Javier Monteagudo (laúd, mandóla, flauta y percusiones) y Miguel Barón dirigiendo la orquesta y tocando la guitarra y cuerdas varias.

Juego, ironía, música, danza… confluyen en esta obra en la que se descubre cómo es la vida de una compañía de teatro, quedando patente el reflejo de una época ya pasada, pero que increíblemente sigue prácticamente igual en nuestros días, no en cuanto a la manera de viajar, de producir los espectáculos, de la financiación, del mecenazgo… pero sí en el espíritu de las compañías independientes, en la forma de relacionarse, de ensayar, de colaborar en el montaje, de ilusionarse… En palabras de la compañía: “Queremos transmitir a los espectadores nuestra pasión por el arte, el teatro, la pintura, la moda, la poesía, la música y la danza en un periodo único en la historia: el siglo de Oro Español. Captar nuevos espectadores, público joven e inquieto deseoso de nuevas experiencias que pocas veces tiene ocasión de ver teatro y descubrir la capacidad de fascinación, seducción, juego y complicidad que ofrece el arte escénico. Contar al público, con un verso ligero, mucho ritmo y humor a raudales esta extraña y apasionante manera de vivir que tenemos los actores. Compartir el miedo al vacío, al fracaso, al ridículo… El vértigo, los nervios, los egos y la grandeza que mueve a los intérpretes. Pasado y presente de una troupe”.