Críticas de espectáculos

Amor mío, ¿qué encuentras en tu pozo cerrado?

Voz en off que mueve los cuerpos sin reparo, que los sitúa en el escenario modular de Petróleo para mostrar detalles de esa paradójica saturación de un pozo desnutrido. Elisa Carricajo, Valeria Correa, Pilar Gamboa y Laura Paredes son las actrices que destacan, graciosas por su imagen proyectada, por su gestualidad y comicidad en sus actos-signos que remiten a todos los clichés reiterados de la hombría.

La risa del patio de butacas replica a cada imagen-cliché: un movimiento reiterado de agarrar el miembro mientras alimentando la boca de la figura Doxa; una actitud paternalista con respecto a cómo se debe vestir, cuándo asearse, cómo comportarse y distribuirse por el espacio; una queja ante el acto femenino de estar en cuclillas en mitad del campo, como un animalillo vigilado por el ojo viril y moralmente superior, moralmente vertical desde su posición de mear de pie. Moral o comodidad. Sentarse o agacharse nunca eran alternativa en lo viril: cómo admitir entonces una debilidad, un punto de fuga en ese constructo que tanto esfuerzo y daño ontológico les ha costado: ¿ese pelaje es sincero o artificial? Es un primor de suavecito. ¡Oh, masculinidad! Eras oro y recurso bien preciado, ‘piel De Dios’. La banalidad de los ejemplos, su encuadre directo, evocan a la memoria colectiva de una actualidad pasada de tiempo. La fragilidad de cada aseveración en el dialogo entre hombres reverbera y se mantiene en forma de pulso.

Piel de Lava y Laura Fernández crean, dirigen y estrenan en España este texto de movimientos, narratividad confesa de las imágenes virtuales, conversación mantenida de primer plano, cuando los detalles minuciosos de la escena son tantos que acostumbran a la mirada expectante porque le reflejan cada habitáculo de su realidad extractivada. Petróleo es discurso de temática vaga de tan diversa y extenuada, lo masculino y sus miedos no hacen más que reflejarse en el proscenio. Esta teatralidad casi fílmica, de montaje de varios planos fijos, se ha conseguido gracias a la movilidad del espacio diseñado por Rodrigo González Garillo que, desde todos los ángulos los módulos son girados para nosotrxs, para ellxs, para que todo mito quede expuesto frontalmente. Extractivismo del cuerpo visto desde el abandono alternado de la estancia compartida: cada vez, una figura sale y deja a las tres juntas, que organizan las imágenes hasta nombrar un nuevo subtexto-cliché que encorsete a la ausente. En lentejuelas, el estancamiento de las posturas y las masculinidades que beben de un solo discurso normativo y restrictivo es metonimia con el pozo vaciado. Signo reiterado es la sombra que lo avisa: es apagón que pausa y sirve de plano en el que desenhebrar los puntos de cliché para deconstruirlos en una nueva lógica de la masculinidad, atada con el tirante de un sujetador.

‘¿Qué quiere el pozo?’ Es rostro hueco, de ojos sin brillo solo sueña con una salida de la función ordinaria y banal. Eso anhela: el olvido de ser usado para dejarse caer del tejido productivo basado en la sobreexplotación de su cuerpo y sus fluidos. De su abstracción, Petróleo se erige reflexión sobre una posibilidad en el seno del derroche, de lo saturado. La comedia prevalece como el medio escogido y de alcance para burlar subrayando, para remarcar lo absurdo del cliché de imposibilidad de cambio del modelo socioeconómico, patriarcal y ciego.

¿Qué es el pozo, entonces? Es un baile al que llegar limpio y llorado tras descender por todos sus estratos y mirar en cada uno las muertes justificadas para su extractivismo y constructo como cosa horadada por derecho. El plano secuencia descansa en esta posibilidad. El cuerpo-pozo se reconcilia con lo que se dice de él desde su seno frágil. Se hidrata los brazos, se reajusta las medias y se pasea en tacones. Yace absuelto de su mito, consecuente y a la vista.

Andrea Simone

FICHA ARTÍSTICA:
•Obra: Petróleo
•Elenco: Elisa Carricajo, Valeria Correa, Pilar Gamboa y Laura Paredes
•Música y diseño de sonido: Zypce
•Iluminación: Matías Sendón y Adrián Grimozzi
•Vestuario: Gabriela A. Fernández
•Escenografía: Rodrigo González Garillo
•Dramaturgia y dirección: Piel de Lava y Laura Fernández
Gran Teatro Falla, FIT de Cádiz, 22/10/2022

Fotografía de Lourdes de Vicente y Francis Jiménez.

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba