Foro fugaz | Enrique Atonal

Cine y Teatro / Teatro y Cine

Alarma y crisis cuando se anuncia la relación entre estos dos medios: los realizadores cinematográficos tratan de conjurar el binomio al grito de ¡Nada que ver…! como si se cometiera una blasfemia al mencionar la liga entre ellos. Pero con blasfemia y todo, es una relación que existe, y que últimamente invade al teatro a través del video y de las posibilidades de adaptación de películas al teatro musical. Desde siempre existe una relación de te necesito, yo tampoco entre cine y teatro. 

Este exabrupto Teatro y Cine ha sido provocado por las funciones finales del grupo catalán La Perla 29 que se presentó en París con su espectáculo 28 i Mig (28 1/2.) durante los meses de marzo y abril en el Teatro Nacional de la Colina. Raro nombre para significar un homenaje al clásico de Fellini Ocho y medio 8 ½. Y ahí empieza todo el enredo porque Oriol Broggi, el director de la compañía y del espectáculo, ha armado con su grupo un homenaje a la fuerza del cine y el teatro. Las resonancias de este caos creativo son múltiples, van desde la Divina Comedia de Dante, Nel messo del cammin di la nostra vita/ mi ritrovai per una selva oscura tal como se inicia el espectáculo, pasando por Una Jornata particulare de Ettore Scola, obras de Chejov, así como la imprescindible Seis personajes en busca de autor de Luigi Pirandello. 

Pero lo más significativo es la obra de Fellini, y su Ocho y medio una meditación visual sobre el sentido del cine y del arte. La compañía logra recuperar las dudas y misterio de la creación, el desamparo del maestro en el set, así como sus momentos de lucidez. ¿Qué es esa realidad que refleja el arte? ¿A qué sueño corresponde la creación? Cine transfigurado en teatro, pero la pregunta persiste: ¿Qué es el arte? ¿qué es este reflejo que da una perspectiva diferente de la vida, que ilumina nuestro extraviado camino?   

La compañía La Perla 29 no da una respuesta, o digamos que supone que la respuesta está en el camino, en su búsqueda a través de diferentes respuestas, de dudas consecuentes. Su grupo de actores trazan un camino de iluminación hasta que se topan con la irresolución total del realizador de 8 ½. El actor italiano Enrico Ianniello es el encargado de llevar esta batuta, siempre con la sinfonía de la razón del teatro y del cine.      

Me interesé en esta relación. Revisando la obra de Luchino Visconti encontré que durante toda su vida había trabajado para el teatro y la ópera. Me atrevo a decir que la fuerza dramática de este imprescindible del cine surge de su relación con el repertorio teatral, su dominio del ámbito pictórico y de la técnica cinematográfica.  

Otro caso muy sugerente es el de Ingmar Berman el director sueco dueño de un estilo y de varios filmes capitales para la historia del cine: no habría Berman en el cine sin Berman en el teatro. 

Orson Welles no sería el monstruo sagrado, revolucionario del cine sin el sustento del teatro y la radio. Fue discípulo de Shakespeare de principio a fin, es como si la veta descubierta por los isabelinos y siguiera fecundando la escena y la pantalla. Y ahí corre el río para quien quiera abrevar su sed y sus dificultades creativas. 

Antonin Artaud también tuvo su relación con el cine y parte de su teoría de libertad para el realizador viene de su experiencia con el cine en películas clave como el Napoleón de Abel Gance. Ahí descubrió algo que dio fundamento a su teoría teatral: la libertad del director de escena y la posibilidad frenética de la construcción cinematográfica trasladada al teatro

Por eso cualquiera que quiera hacer cine necesita una cultura dramática fundamental y aquel que pretenda usar la imagen en movimiento debe practicar los principios elementales de la teoría cinematográfica (planos, secuencias, montaje, etc.)

La Perla 29, grupo catalán que trabaja con la relación cine teatro tuvo la generosa idea de remontar este éxito de su compañía de 2013 para el público parisino. El teatro es modesto en sus alcances, cada noche llega a unas centenas de público, pero profundo en sus consecuencias, así 28 ½  ha reavivado mi placer por el arte dramático, sea en el teatro o en el cine. Por supuesto que afortunadamente hay otros caminos, hay muchos senderos, pero esta variación entre cine y teatro me devuelve al placer de la búsqueda. 

Asistir al teatro es un privilegio de la paz. Gracias La Perla 29.

París, abril de 2022

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba