Críticas de espectáculos

Enzo Cormann/Fuera de juego/La Caja

La violencia ordinaria de cada día

Fuera-de-juego-SecuestroFuera de juego, la obra de Enzo Cormann, uno de los más importantes dramaturgos franceses, se inspira en la situación vivida en Francia desde 2000 con la ley que decreta que los parados pasan de ser considerados usuarios del servicio público a ser clientes. El plan de ayuda por el regreso al empleo impone que las ayudas se conseguían solo para la búsqueda de empleo y no para afrontar la situación material y social del parado.

El caso del protagonista de la obra es emblemático de muchos otros que hoy son legión en nuestras sociedades aparentemente civilizadas, tan preocupadas por los derechos humanos, y en cuales detrás de sus eslóganes como «libertad, fraternidad, igualdad» y sus declaraciones humanistas o humanitarias, funciona, con toda legalidad y naturalidad la maquinaria de aniquilación pura y dura del ser humano.

Así de promueve la sociedad moderna basada en la ley de la selección natural en que solo los más fuertes, capaces de adaptarse a las normas, acceden a la existencia digna, al trabajo que les califica como seres humanos normales. Los otros, inadaptados, como el protagonista de Fuera de juego, semejante a K, personaje del Proceso de Kafka, convirtiéndose en errantes en el laberinto sin salida, alimentan diariamente los márgenes, el lumpen sin derechos, sin futuro.

La pérdida del trabajo significa la exclusión social, la perdida de la dignidad humana, la caída en la categoría de inútiles, no productivos, inexistentes, casi los espectros.

¿ Estamos conscientes de que esta espada de Damocles nos amenaza todos ?

En su obra Enzo Cormann traslada esta realidad cruda, brutal, fuera de la anécdota y del realismo, en el lenguaje teatral extremadamente violento y a la vez poético. Confiere al caso de Gerard Smec, su protagonista, la dimensión emblemática y metafórica del errante despojado de todo, hacia su ánimo de luchar por su existencia en el chaos del mundo donde la frontera entre lo real y lo virtual se esfuma cada vez más.

La valiente compaña La_Caja de Pamplona que se dedica a la creación de textos de autores contemporáneos, implicados en las problemáticas sociales y políticas, destaca en su espectáculo contundente de Fuera de juego la quintaescencia del proceso de deshumanización y la fuerza poética de la obra.

Fuera de juego está compuesta como una partitura musical con una obertura, 17 movimientos titulados y el final «coda». Enzo Cormann condensa en un microcosmo la sociedad actual, convertida en la jungla humana, enfocando el engranaje del sistema en que no hay otra alternativa que someterse a las reglas del mercado liberal salvaje que decide del destino de todos.

En el prólogo de la obra pone la historia de su protagonista Gerard Smec, un ingeniero en infraestructuras industriales, en el contexto más amplio de las personas aniquiladas socialmente, reducidas a «una cosa, una basura» que fueron llevados a cometer actos desesperados, extremos, el suicidio, el asesinato, el secuestro, la matanza.

Como en la naturaleza el desorden, el caos y la lucha para existir, son principios básicos de la vida de todos los organismos vivos, incluso de los seres humanos.

Gerard Smec, 52 años, ingeniero diplomado, a pesar de su excelente trabajo durante 20 años en la empresa, convocado en el despacho de la directora de los recursos humanos, aprende estupefacto que, en el marco del plan social puesto en marcha, la empresa se despide de él, mejor dicho, le tira a la basura.

A partir de este momento su trayectoria, durante dos años hasta la privación de los subsidios de desempleo, es la del descenso en los infiernos del mundo absurdo, afrontándose al cinismo frio, a la rigidez de los funcionarios de agencias de empleo, pasando múltiples entrevistas, cursillos intensivos, despojado de todo con las cuentas embargadas, sin familia, sin domicilio y lo puesto como única ropa. Es la segunda muerte a fuego lento.

Smec rechaza las propuestas humillantes de hacer el trabajo de hombre de limpieza. No se conforma a las reglas del juego degradantes que le impone la sociedad, pero cada día, con más fuerza, la desesperación, la sensación de su impotencia y al mismo tiempo la rebelión se apoderan de él, hasta empujarle al extremo : la secuestración, el asesinato de la directora de la agencia de empleo y su propia muerte.

En su dramaturgia para el espectáculo María Velasco condensa la obra de Cormann, creando una partitura vocal en que los discursos, diálogos, entre personajes reales y ficcionales, breves lienzos narrativos, ruido de voces, chats por internet, se mesclan.

La música, el jazz, integrada en esta partitura, como en algunos momentos la palabra reforzada por el micrófono y el ritmo extremadanamente rápido, crean el ambiente electrico, del mundo caótico, de ruido y de furia, donde Smec busca en vano su sitio.

El espacio escénico despojado, con dos sillas de despacho que se desplazan, a la izquierda un micrófono con pie, y en el fondo cinco tableros en que se proyectan imágenes de personas, de diferentes lugares del paisaje urbano, es la metáfora del mundo ruidoso, furioso, deshumanizado convertido en una empresa planetaria con la bolsa como corazón.

Ningún realismo, nada demostrativo. En su aproximación muy radical del texto, fiel al concepto dramatúrgico de Cormann, Iñigo Rodriguez Claro saca su violencia profunda, a veces contenida, y en algunas ocasiones el humor negro, sin subrayar, sin buscar efectos escénicos.

En su puesta en escena hay un ritmo perfecto del movimiento dramatúrgico, y un dominio total del crecimiento de la tensión.

Como indica el propio Cormann en la obra no hay ningún psicologismo, no se encarna a los personajes que son figuras estereotípicas de nuestra sociedad.

Solo la lengua, la palabra, con su registro de tonos, de ritmos, de intensidades, crea las líneas de fuerza, revela los mecanismos que rigen este espacio humano.

Cormann ha previsto 4 actores para interpretar 16 personajes. En la versión española, más concentrada, hay tres actores : Ion Iraizoz como Smec, Mikele Urroz, José Juan Rodríguez interpretando los otros personajes. Los tres son excelentes en su actuación muy dinámica, en algunos momentos casi coreografiada, dominando perfectamente la difícil partitura cormanniana.

Irène Sadowska

 

Fuera de juego de Enzo Cormann – traducción Fernando Gómez Grande – dirección Iñigo Rodríguez Claro – dramaturgia María Velasco – reparto Ion Iraizoz – Smec, Mikele Urroz, José Juan Rodríguez – otros personajes – espacio escénico y vestuario Palo De Diego – iluminación Iñigo Rodríguez Claro, Pablo Seoane – audiovisual La Dalia Negra – En el Teatro Nave 73 en Madrid del 11 al 26 de enero 2017 – El texto de Fuera de juego traducido por Fernando Gómez Grande en español está editado por Artezblai en 2011

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba