Foro fugaz | Enrique Atonal

Teatro Ecuestre Zíngaro

Hablemos de Bartabás, auténtico centauro, hombre con alma de caballo, creador de espectáculos ecuestres con su Teatro Zíngaro, un ejemplo de uso del caballo como actor principal de una compañía de espectáculos. Bartabás es un artista que ha sublimado en Francia al teatro ecuestre. Sin caballos el Teatro Ecuestre Zíngaro no existiría. ¿Qué va a pasar con esta compañía cuando la ley sobre la prohibición de los animales en escena se aplique en Francia a partir del 2024?  

Con el mismo problema encontramos al Théâtre du Centaure, grupo al que conocimos con un espectacular ‘Macbeth’ ecuestre, en donde el caballo se convertía en un verdadero personaje de la tragedia. O el ‘Hamlet’ en versión de Patrice Chéreau en donde el fantasma del rey aparecía montado en un blanco caballo en la grandiosa escena del Palacio de los Papas de Aviñón. ¿Se perderá esta riqueza por una ley que pretende defender a los animales? ¿Dejarán de aparecer los caballos en escena en Francia? 

El caballo es un actor de marca, un galán en cualquier foro, presencia que exalta la fuerza oscura del teatro. Cuando se prohíba universalmente la corrida, lamentaremos la ausencia del caballo en los rejoneos ante la imponente figura del toro, fuerza de la naturaleza, en la plaza. El caballo es teatral, el camello es estampa del desierto, el elefante un prodigio danzarín de los trópicos. 

Pero estábamos en el caballo como actor, cuya sombra colma un escenario, sea circular o a la italiana. Un caballo en escena crea un impacto fulminante, porque convierte en espectáculo cualquier espacio en el que se presente. Lo mismo pasa con elefantes, dromedarios, y otros animales clasificados entre salvajes y domésticos. Los casos de leones, tigres, osos y panteras, ya son más complicados aunque no menos imponentes. Pero el caballo, mítico a su manera, mitad animal, mitad sueño, unicornio o alado Pegaso, en su belleza encierra misterios, principios, orígenes. 

Porque el caballo fue una presencia indiscutible de calles y caminos hasta que el vapor y la gasolina lo arrinconaron a un circo, a un cuartel o a un hipódromo. Y si ahora se prohíbe en escena en nombre del bienestar animal, si se retira de las plazas, si se clausuran los hipódromos (retablos de acoso y apuestas), el caballo será apenas un recuerdo y nos impresionará verlo en desfiles al lado de gendarmes e infantería, o en recintos especializados para el análisis del caballo en cautiverio. O en una carnicería para la venta de carne barata. 

Regresemos al caballero Bartabás; su amor por los caballos lo lleva a presentarlos como un espectáculo único. En las instalaciones del Teatro Ecuestre Zíngaro, lo imagino como un soberano en su serrallo hípico, cuidando sus ejemplares. En su sitio internet son presentados con fotos de estudio como actores o bailarines de una compañía. Bartabás es domador ecuestre y creador de espectáculos con los que hemos visitado a galope los rincones equinos de la tierra: Mongolia, India, Japón, México, y en su último espectáculo, Cabaret del Exilio, Europa Central. También hemos ido al reino del mito en donde el caballo es nuestro guía.

Por cierto, la historia del caballo llamado Van Gogh, es ejemplar. Este rocín estaba condenado al matadero, ¿cuál era su problema? Le falta una oreja. Es un caballo lusitano que iba a ser sacrificado en Portugal y que Bartabás salvó in extremis, para convertirlo en uno de sus ejemplares favoritos por su rareza. Es el Van Gogh del grupo, esquivo e indómito.   

La nueva ley que prohíbe los animales en escena, ¿afectará a Bartabás y a las otras compañías ecuestres? ¿O se hará una excepción especial para el caballo? ¿Se le dejará de usar como animal de combate para el ejército o la policía?

Acabo de ver una pareja de gendarmes (hombre y mujer) a caballo en el parque cultural de la Villette en el norte de París. Su ronda era de vigilancia, pero a caballo su presencia era impecable, ancestral, majestuosa. ¡Qué nobleza en los jardines! Ver a un caballo montado por un policía, ¿lastimará la sensibilidad de los protectores de animales? ¿Emprenderán acciones para suprimir la fiereza de la doma de un caballo? ¿Se le impedirá presentarse en una revista de cabaret? Eso lo sabremos en nuestros próximos capítulos.  

París, enero de 2022

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba