Sidebar

17
Mié, Jul

Foro fugaz | Enrique Atonal

Descubrir la actuación cuando se es adolescente es encontrar un lugar en el vasto mundo. El vacio que se hace en la turbulenta mente de un(a) muchacho(a) para interpretar un personaje, es una experiencia única en momentos cruciales en que se busca responder a la pregunta: ¿quién soy yo? 

 

Descubrir el teatro cuando nuestro legado son dudas, timidez y torpeza corporal, puede ser un momento muy fecundo. Y si la experiencia es encarnar un personaje bien construido, con diálogos fuertes, idioma sólido, situaciones desconcertantes, entonces el espíritu inquieto del adolescente encuentra un tesoro, como el que se esconde en la cueva del inconsciente. En una sencilla lectura en voz alta, ya queda inscrito su nombre en una situación, con un personaje determinado. Ya se es alguien: Romeo o Julieta, Leonce o Lena, Don Juan, Tartufo, Peer Gynt, Melibea entre muchas opciones. 

Hasta al interpretar su propio rol, al desdoblarse en escena, al producirse ante un público, es ya una transformación oportuna, alquimia del escenario, conciencia de un desdoblamiento. Porque ese es otro momento indispensable: entrar al foro, descubrir ahí la fuerza de ese espacio sagrado, ese punto de comunicación y contacto con otros mundos. El tiempo deja de transcurrir y se adentra en un presente absoluto. No se necesita que el o la joven estén conscientes de lo que ocurre, esos lugares mudos tienen su propia fuerza, su propia historia, intimidad con lo desconocido, arquitectura del espíritu. 

Por eso hay que reivindicar el teatro en la escuela, mientras más rápido mejor. Es una lección de humildad y de disciplina para un final efímero, trabajar para un momento de creación siendo otro, pronunciando otras palabras, asumiendo destinos que no son propios, viviendo muertes pasajeras, el todo barrido por el tiempo. El teatro en la escuela es un aprendizaje global, y que conste que no reivindico el todos actores, para nada —sería una pesadilla contemporánea—, no. Lo que destaco y promuevo es dar la opción para que se descubra la fantasía del teatro con todo lo que implica de verdad. Tocar el cielo con la mano, asomar la cabeza al horizonte de los sueños, ser otro… Potencia creativa al alcance de maestros y alumnos, palabra viva, teatro. 

Estos dones no sólo son válidos para la actuación, incluyen la danza, la pantomima, el canto, todo aquello que despierte la fuerza íntima del humano joven ante sus desafíos sociales. Porque en estos tiempos en los que cada día más se secuestra la capacidad intelectual y creativa con artilugios electrónicos, la sutil fuerza del escenario, la potencia evocadora de la voz, la fuerza del movimiento, es un paso hacia la conciencia. En la transformación que debe ofrecer la escuela, las actividades estéticas son fundamentales, y el teatro como trabajo colectivo, aglutinador, es como un remedio, un bálsamo, alternativa real y fantasiosa. Vida en ficción, para una vida verdadera; mentira que nos narra verdades profundas. 

¡Ay mísero de mí, ay infelice! / Apurar cielos, pretendo / ya que me tratáis así, / qué delito cometí / contra vosotros naciendo; / aunque si nací, ya entiendo / qué delito he cometido. / Bastante causa ha tenido / vuestra justicia y rigor; / pues el delito mayor / del hombre es haber nacido.  

O el: To be or not to be: that is the question…

Diálogos que apelan a la esencia del ser humano, a sus sueños y fantasías, a su interrogante máxima, la muerte; pero asimismo —y eso lo resiente muy bien la adolescencia—, el sentido de la vida. Y como en el ícono del teatro, saber que provocar risas o lágrimas es un placentero motivo de exaltación vital. Rescatar lo humano en el ser humano, crear público para el teatro, encontrar el equilibro entre palabra y movimiento, entre voz y cuerpo, aceptarse y aparecer en la escena a pesar de nuestras imperfecciones, reírse de sí mismo, enriquecer la propia vida con otras vidas, otras aventuras. ¡Qué magnífica invitación! 

El teatro como camino para la adolescencia, como una manera de articular palabras y realidades, como una forma de conocimiento propio y de los otros, una declaración de amor a la sabiduría —filosofía como se le llama desde los griegos—, afición al caos organizado, a la poesía en acción, al canto. Deporte emocional a jugarse, actuarse, desde los primeros años de escuela, así como se practican ejercicios físicos. ¡Teatro en la escuela, ya!  

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€