Sidebar

20
Mar, Ago

La Asociación Nacional de Amigos de los Teatros Históricos de España (AMIThE) ha celebrado recientemente su Asamblea anual en el Ateneo de la ciudad de Albacete, capital con la que se encuentra muy vinculada por la actividad que esta asociación desarrolló en su día para recuperar su histórico Teatro Circo de 1887, el más antiguo operativo en el mundo.

 

La labor de la Asociación, que preside el profesor albacetense Javier López-Galiacho, ha venido marcada este año por el protagonismo de AMIThE en la recuperación del emblemático Palacio de la Música de la Gran Vía de Madrid, que parece albergar una salida a su prolongado cierre y a la paralización de su rehabilitación tras la quiebra de Bankia. La Fundación Montemadrid, titular del histórico teatro cine, negocia una solución de uso cultural con el Ayuntamiento de Madrid.

Asimismo, la Asamblea trató el preocupante futuro del Teatro Circo de Albacete, de titularidad municipal, pero gestionado por el Cultural Albacete que lidera la Diputación Provincial, al haberse detectado evidentes dificultades presupuestarias, escasez de equipos, y deterioro del edificio.

La Asamblea, apoyando en todo caso  la gestión independiente y de calidad de un profesional de la gestión cultural como es el director del Teatro Circo, Ricardo Beléndez, y solicitando su continuidad tras las elecciones municipales del próximo mayo al frente del Teatro, acordó una serie de propuestas que dará traslado al Ayuntamiento de Albacete, titular del histórico edificio.

AMIThE volvió a reafirmar en Asamblea su vieja petición de que el Teatro Circo se gestione por un organismo autónomo que, manteniendo la esencia de teatro público, permita la participación de las entidades o empresas privadas, y asegure un modelo de gestión de espacio escénico de vocación europeo, con un proyecto y un equipo de gestión, dotado de un presupuesto ajustado a la calidad del espacio histórico y a la programación, que sobrepase una legislatura, y no dependa de los cambios o vaivenes políticos de la corporación.

Un Teatro Circo del futuro con un equipo de gestión suficiente y eficiente que garantice: programación, administración, técnica, formación de públicos, marketing y comunicación, centrándose en tres acciones principales como son la exhibición, la producción y la formación de nuevos públicos.

La declaración de BIC de Castilla La Mancha del Teatro Circo, y su consideración del único teatro circo del siglo XIX operativo en España y el más antiguo en uso en el mundo, exigiría contar con un equipo técnico contrastado, liderado por un arquitecto, que sea responsable del programa de conservación y mantenimiento del Teatro Circo como BIC.

Amithe ha contrastado en este año un deterioro evidente del Teatro Circo, tras casi 18 años desde su reinauguración en 2002, con una fachada deteriorada, que no se limpia, traseras llenas de humedades que no se reparan, pintadas en varias partes externas, etc.

Asimismo, Amithe entiende necesario un Plan de inversiones que haga que el Teatro Circo esté en condiciones de uso actualizado, con equipamientos de nuevas luminarias led, nuevo sistema de climatización más sostenible, cambio de butacas que mejoren la visualización del público, reposición de materiales técnicos, etc. La reparación o el mantenimiento del histórico edificio no debe depender, como hasta ahora, de si este año hay o no hay presupuesto para invertir. Siempre debe haber un plan de inversiones para un edificio como el Teatro Circo, monumento del teatro europeo.

La Asamblea de AMIThE también refrendo la petición para dotar al edificio de un equipamiento permanente para circo, tanto con la mejora de la pista, como las condiciones de números aéreos, que necesitan de una reforma de la cúpula central para reforzar la seguridad de técnicos y artistas.

Asimismo AMIThE lamenta la ausencia del Teatro Circo como un icono turístico de la ciudad de Albacete.