Sidebar

23
Dom, Feb

Del 13 de febrero al 1 de marzo, el Teatro Fernán Gómez. CC de la Villa (Madrid) acoge las funciones de 'Rey Lear' de Shakespeare en una propuesta de la compañía Atalaya, bajo la dirección de Ricardo Iniesta.

 

La versión que Atalaya presenta de 'Rey Lear' potencia la búsqueda de la condición humana desnuda que subyace en el texto, despojando al individuo de todo lo superfluo, conectando con la esencia de la Naturaleza y buscando la empatía hacia el resto de la Humanidad. Considerada por muchos la obra suprema de Shakespeare y también la más humanista, se corresponde a su época más madura que durante siglos estuvo censurada o muy edulcorada a causa de su tremendo final y su feroz crítica. Se basa en una leyenda a la que dio forma Godofredo de Monmouth, quien hiciera lo propio con la del Rey Arturo. En esta obra, Shakespeare establece un paralelismo entre el desorden y caos que acontece a tres niveles: la naturaleza, la sociedad y las personas. El eclipse y la tempestad enfurecida se desencadenan tras la ruptura del estatus quo social y acarrean locura, destrucción y/o muerte entre la mayor parte de los protagonistas.

Shakespeare se nos aparece como poniendo en boca de varios personajes textos que podrían ser actuales, pero con una calidad literaria como jamás se haya escrito. Sin embargo, no es sólo la crítica social lo que la hace tan moderna sino la visión del individuo en el universo, que nos llega a anticipar a Becket y Artaud; “la crueldad que emerge en la obra nos recuerda lo grotesco de nuestra existencia” (Jan Kott).

Destaca en este montaje la interpretación coral que ha ido ganando en importancia en los montajes de Atalaya. Los actores están presentes a lo largo de todo el espectáculo incorporando a los nueve personajes principales otros secundarios además de coros de soldados y desharrapados. Los actores transforman ante el público el espacio escénico en múltiples ocasiones –tal como requiere la obra-, apoyándose en una trepidante coreografía y en más de una decena de vibrantes cánticos interpretados en vivo.

La dramaturgia resaltará el desastre que supone para el mundo en que vivimos la ambición desmedida, el apego a lo material y a las apariencias, la ausencia de empatía y el individualismo. Al tiempo se enfatiza la enorme capacidad de transformación que posee el ser humano cuando conecta con lo más profundo de su esencia y con la Naturaleza misma. La idea del caos que sobreviene en la obra por la ambición de poder que no repara en medios, representa el epicentro de la misma. El caos como desasosiego y laberinto de atroces calamidades… como desorden cósmico. Kurosawa, el gran cineasta japonés, realizó una célebre versión libre bajo el título 'Ran', que en japonés quiere decir “Caos”, una de las películas referenciales del cine japonés. La clave de “desorden cósmico” le imprime una tremenda modernidad a esta obra cumbre de Shakespeare.