Sidebar

12
Mar, Nov

Foro fugaz | Enrique Atonal

Termina el Festival de Aviñón iniciado con muchas expectativas y finalizado con un balance contrastado, al menos en la programación oficial. Señalemos, para que sea claro, que en Aviñón tienen lugar dos eventos-festivales:  El llamado ‘oficial’, programado con varios años de anticipación, con un director artístico que elabora el programa de cada año, con un presupuesto excepcional de aproximadamente 13 millones de euros para tres semanas de actividades, lo que nos da un promedio de 500 mil euros diarios, sin contar lo que se llama contribuciones en especies que ofrece la ciudad y la región. 

 

Al lado de esta maquinaria muy bien equipada, se presenta el Festival Off, es decir el festival de aquellos que tienen los medios necesarios para presentarse por su cuenta, compañías regionales, grupos independientes, creaciones ocasionales, para ir a Aviñón. No hay director artístico, aunque sí una organización muy flexible, y puede presentarse cualquiera que tenga el presupuesto para pagarse su producción que incluirá una larga lista de gastos, empezando por el alquiler del espacio de presentación, hasta la comida diaria de la compañía. Es decir que al Off se va por su cuenta y riesgo con la tenaz esperanza de alcanzar el soñado éxito de público, de crítica, de ser contratado por  programadores de los centros culturales, de lograr una gira por Francia. La irresistible tentación del teatro que los lleva a arriesgar todos sus recursos materiales y espirituales. 

Hay que señalarlo en todas sus letras: el ambiente de festival en Aviñón lo proporciona el Off con su sacrificio, y son ellos los que más arriesgan. La ciudad se inunda de afiches salvajes, hay constantes comparsas de promoción de las obras, un espectacular desfile inaugural y la sensación de que en cada rincón hay teatro, artes escénicas, festival. 

El In acapara los sitios históricos de la antigua sede papal, inventa nuevos escenarios, y contribuye a la valoración del patrimonio, empezando por el espectacular Patio de Honor del Palacio Papal. Además tiene el presupuesto necesario para promover la creación teatral con grandes espectáculos. Mientras que el Off se refugia en sitios más improbables que cada año aparece como hongos, y que comparten visibilidad con teatros locales mejor establecidos. 

De acuerdo con las críticas y balances publicados este año, el Off superó al In en logros artísticos. Yo sólo doy fe de lo leído porque no estuve ahí. 

Los críticos señalan que con el afán de incidir en las políticas del mundo actual, las obras del Festival oficial fueron en su gran mayoría verbosas, largas y llenas de mensajes explícitos. Para que eso sorprenda a los críticos franceses, quiere decir que si hubo verbo en las piezas, empezando por la obra que abrió el festival, Arquitectura de Pascal Rambert que tuvo una duración de 4 horas y que narra la decadencia de Europa en 1914. La noble idea tener a La Odisea de Homero como guía de la programación fue interpretada de manera literal, y hubo más palabra que creatividad. Oliver Py se defiende argumentando que aunque no nos guste, el teatro es político. En fin para la próxima edición del Festival de Aviñón el tema será La tentación y la muerte (Eros y Tánatos) con la idea de regresar al cuerpo como eje de la creación. El tema es por lo menos inspirador. 

En cuanto a las cifras, dato de vital importancia para los organizadores, la venta de localidades alcanzó más de cien mil boletos vendidos, lo que significa un 95 por ciento de los lugares propuestos. Una muy buena cifra para las arcas del Festival. 

Mucho más satisfechos quedaron los críticos con los resultados artísticos del Off pues consideran que se presentaron varias obras de muy buen nivel creativo. Tal vez porque la crítica sea más condescendiente con estos hallazgos que representan un verdadero esfuerzo para creadores y público. Mira que encontrar la mejor obra entre 1 500 obras propuestas, hay que tener intuición y suerte. 

En todo caso la pregunta que aparece en mi pantalla es: ¿Para qué sirve todo este esfuerzo? ¿Es útil para el teatro? En respuesta a esta pregunta ya se anuncian las giras de las obras por Francia, y con esta cosecha se vitaliza el ámbito teatral francés. Vale la pena que el teatro se convierta en el eje de la vida de una sociedad, aunque sea en el corto espacio de tres semanas.