Sidebar

19
Mié, Jun

Sud Aca Opina | Patricio Sancha

Hace un tiempo vi una representación teatral espectacular, difícil de ser superada. N era la primera vez, en realidad la he visto muchas veces sin dejar de sorprenderme cada vez, aunque nunca me había dado el tiempo necesario para reflexionar al respecto.

Todos y cada uno de los aspectos que intervienen en las artes escénicas sin duda estaban cuidadosamente estudiados y fuertemente presentes. Todo se conjugaba para que la representación adquiriese un grado de verosimilitud incuestionable.

El argumento, el vestuario, la escenografía, la iluminación, el ritmo, la actuación, el apoyo en elementos, la intervención activa del público, todo colaboraba para que la obra fuese perfecta, generando un circulo virtuoso positivo entre la obra y los espectadores.

Era tan fácil empaparse de todas las sensaciones que una situación como la representada sugería que todo escepticismo era rápidamente desechado por la fuerza de la representación y el público era seducido por los sentimientos que la obra inducía.

Un mendigo en el límite de la inanición como único actor, ropa raída, sucia y mal oliente, digna creación del mas excelso de los diseñadores de vestuario, la ciudad impersonal plagada de indiferencia y culpas como escenografía sincera, el ocaso de otro día igual a cientos de otros días aportaba el nivel de claroscuros adecuado, voz cadenciosa suplicando piedad controlada con maestría para no apurar el parlamento, extendido sobre el pavimento un trapo manchado de calle presto a recibir los aportes incapaces de limpiar consciencias, de tanto en tanto una moneda tintineando al chocar con las que cayeron antes para terminar acunada en el único billete que por supuesto había puesto el propio mendigo a manera de anzuelo, todo colaboraba para que la mendicidad producto de un hacinamiento urbano deplorable pareciese real.

Nadie asaba siquiera cuestionarse si el estilo de aquel actor era clásico, experimental o más bien romántico. Nadie se atrevería a poner en duda la verosimilitud de la representación. Nadie podía imaginar que ese mendigo manejaba responsablemente 2 tarjetas de multitienda y que llegaba puntual a su trabajo en un auto que estacionaba a cierta distancia del escenario para, en el camino a su puesto de trabajo, ir metiéndose en el personaje. Nadie creería que la representación era el producto de años de perfeccionamiento continuo.

¿Engaño?

Pero qué duda cabe.

En la miopía del habitante urbano, este se deja engañar por lo que sabe irreal. Con esa moneda supuestamente piadosa, pretende excomulgar sus pecados del día a día.

En toda representación artística, el espectador se deja engañar, seducir, transportar a otras realidades. Aunque sean hechos basados en la vida real, tiene plena consciencia de que la representación es falsa pero entra voluntariamente en el juego hasta dejar aflorar sentimientos capaces de llevarlo a experiencias pasadas.

La pregunta es ¿por qué el habitante urbano ha llegado a tal nivel de indiferencia que se deja engañar por falsas realidades que buscan meterse en su bolsillo culposo?

Solo las artes de la representación pueden devolvernos ese criterio consciente capaz de discriminar entre fantasía y realidad, para dejarnos engañar solo por aquello que estemos seguros, nos pueda enriquecer espiritualmente.

De todas formas, aunque no le haya dado ni una sola moneda, bravísimo a la representación del mendigo.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€