Sidebar

21
Dom, Jul

Mirada de Zebra | Borja Ruiz

Una de las puestas en escena más sorprendentes que he conocido, debido al efecto que tuvo en el espectador, no sucedió en un escenario, ni en un teatro, ni siquiera fue obra de actores o un director. Tuvo lugar en un hospital. Allí había un paciente (el espectador, a posteriori) que agonizaba de dolor. Su situación era límite. Todos los fármacos habían fracasado y, claro, los médicos no tenían ya estrategia a la cual recurrir. En el contexto del hospital, el problema no era tanto el dolor del paciente como sus gritos, que mantenían en vilo a toda la planta. Finalmente, la solución vino por donde suele venir en estos casos, es decir, por quienes sufren en primera persona y en mayúscula las consecuencias del problema; en este caso, las enfermeras, que tenían que lidiar con los gritos del paciente y las quejas de los demás.

Fueron pues la enfermeras quienes encontraron la salida a una situación que amenazaba con desquiciar al todo el personal y reconvertir la planta en un manicomio. Su plan fue como sigue. Una de las enfermeras, que aún no había tenido contacto con el paciente, se puso la bata blanca, entró en la habitación y con voz grave le dijo algo así: "Los médicos han estado valorando muy cuidadosamente tu caso y han pedido al Servicio de Farmacia que elabore un medicamento especial para curar tu dolor". Poco después la misma enfermera le entregaba una cápsula envuelta en un plástico con la siguiente inscripción: "Calman Forte". El paciente tomó la cápsula y, ¡voila!, los gritos desaparecieron. La milagrosa cápsula no contenía otra cosa que excipientes, sustancias totalmente inocuas, y por supuesto aquel nombre tan sugestivo era pura invención. El medicamento especial elaborado tan cuidadosamente era un simple placebo. Es decir, lo que le había quitado el dolor al paciente no era el qué, el supuesto medicamento, sino el cómo, la manera en la que éste se le había administrado. Las enfermeras habían ideado una puesta en escena curativa.

El caso revela el poder que tiene no tanto el qué, sino el cómo se comunica; de tal forma que muchas veces la manera de comunicar es más importante que lo que se quiere transmitir. ¿Cómo es posible, si no, que nos dejemos engatusar por vendedores de humo, trileros del tarot o políticos de cartón y que, en cambio, pasemos por alto otros discursos ciertamente más inteligentes y talentosos? A esta problemática con aspecto de jeroglífico de lenta solución se enfrentan en la actualidad numerosos científicos que, alejados por la distancia que crean los prejuicios y por el encierro de una actividad que tiende a la reclusión, buscan vías para comunicar sus conocimientos y devolver así a la sociedad aquello que les es dado.

Hablan estos científicos de aproximar el lenguaje científico al ciudadano de a pie, quitándole aristas académicas, moldeándolo al calor del teatro y la creatividad, convirtiendo en atracción lo que tradicionalmente ha sido tedio. Hablan, en definitiva, de intentar descifrar el secreto que se esconde en el acto de divulgar.

Se dice que esto de saber comunicar es cuestión de arte. También se dice que es una ciencia. Quizá sea la suma de las dos cosas. O quizá arte y ciencia, en el fondo, sean la misma cosa. Quién sabe. El caso es que hay toda una disciplina que concierne a cómo se transmite el conocimiento científico que algunas mentes inquietas han comenzado a explorar con intuición y ahínco. Así, al menos, lo he podido vivir en las Jornadas de Teatro Científico Divulgativo que están teniendo lugar durante estos días en Mérida y Medellín.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€