Sidebar

21
Dom, Jul

Mirada de Zebra | Borja Ruiz

"¡Dime la trayectoria! ¡La trayectoria!" gritaba al teléfono. La mujer reaccionaba así ante la llamada que le informaba que su esposo, torero de profesión, acababa recibir una cornada de incierto desenlace. Con angustia fotogénica, ideal para una primera plana de revista del corazón, y ante la presumible sorpresa de quien se encontraba al otro lado del teléfono, la esposa se desgañitaba exigiendo saber el recorrido del asta por el cuerpo del torero. No quería saber si sangraba mucho o no, si podía mover los brazos o no, si estaba consciente o no. Necesitaba conocer la trayectoria de la cornada, pues era este dato el que le daría una idea certera sobre el estado y pronóstico de su marido. No lo he dicho aún, pero resulta que la esposa del torero era cirujana. Conocía el percal.

Llegan fechas donde el calendario exige mirar atrás, hacer balances, analizar lo acontecido para proyectar un futuro que salga al paso de los socavones que se abrieron durante la actividad reciente. Y antes de comenzar con cualquier retrospectiva, lo primero que a uno le sale es gritar "¡La trayectoria! ¡Que nos digan la trayectoria!". Que nos digan la trayectoria de la cornada que nos están asestando. Que nos digan en qué estado quedarán los órganos afectados. Que nos digan cuántos órganos vitales más van a punzar. Durante cuánto tiempo más seguirán embistiendo con el cuerno afilado.

Aunque muchos así lo quisieran, el dolor ni nos vuelve ingenuas a las personas ni nos borra la memoria. Sabemos de la gravedad de las medidas que se están tomando, intuimos su repercusión a largo plazo, la imposible vuelta a unas condiciones de bienestar que ahora suenan a lujo pero que en su día fueron derechos luchados y adquiridos. Sin más estrategia que el viejo truco de repetir mentiras para que, con el beneplácito de nuestra indiferencia, se conviertan en verdad, nos quieren hacer creer que Sanidad, Educación, Investigación y Cultura son actividades a sacrificar a costa de un supuesto bien común que, en realidad, sirve para camuflar intereses de una casta minoritaria. Bajo el caos, y con los recortes como bandera, hay una ideología neoliberal, clasista y excluyente intencionadamente orquestada.

Con todo, pese a la desorientación que produce esta cornada que parece no haber topado hueso que la detenga, es posible mantener la cabeza fría y cuantificar ciertos daños, al menos en materia de Artes Escénicas, que es lo que nos toca. La merma permanente de los presupuestos en cultura, con la puntilla de la subida del IVA, ha borrado del mapa festivales y programaciones, escuelas, compañías y proyectos artísticos afines. Aquellos que sobreviven lo hacen reinventándose, poniendo torniquetes a la sangría, tratando de equilibrar con pasión lo que la economía no sostiene. También hay quienes, gracias al ingenio y el talento, se vuelven afanosos pescadores de río revuelto y relanzan sus proyectos con mejores bríos. Son la excepción saludable de una situación cada vez más frágil cuyo resultado no engaña: somos menos y con menos recursos.

Por si fuera poco este peaje económico que afecta a todos los eslabones de las Artes Escénicas, este 2012 que por fin despedimos nos saludó con una noticia tan perniciosa como injustificable: el hecho de que el Tribunal Supremo anulase los grados en las Enseñanzas Artísticas. Como consecuencia, se establece por ley que la Música, la Danza y el Teatro no tendrán grado universitario y se entiende por discernimiento que tales disciplinas son estudios de segunda. Se hipoteca así, con un simple mazazo, el futuro de la siguiente generación de artistas y sus educadores.

Aquí, en el País Vasco, hemos tenido nuestro capítulo particular en esta historia de las enseñanzas superiores. La licitación de las obras que iban a hacer posible la construcción del Centro para acoger enseñanzas de Teatro, Danza y Escenotecnia, se ha paralizado. Nuevamente queda truncada una aspiración que en su desarrollo cuenta con la ilusión y el apoyo de los diferentes sectores de la escena, pero que a la hora de la verdad, cuando hay que rubricar definitivamente el proyecto, la posibilidad se esfuma por razones difíciles de explicar.

Viene un nuevo año, pero todo indica que el cuerno seguirá su curso. Que nos digan pues la trayectoria que va a seguir. Estamos dispuestos a cosernos las heridas con aguja e hilo, si hace falta. No abandonaremos el ruedo escénico así como así. Y es que sucede que el teatro, por mucho que las circunstancias vengan aliñadas con veneno, además de nuestro oficio, es nuestro placer.

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€