Sidebar

19
Mié, Jun

Foro fugaz | Enrique Atonal

En su ensayo, La muerte de la tragedia, Georges Steiner deplora que nuestro tiempo esté huérfano de ese género que infunde terror ante el caos, y un alivio final parecido a la armonía, un género que dejó de escribirse después del teatro isabelino. Para Aristóteles en su Poética, la tragedia es como una purga para el espectador, la pasión y el desorden son sus verdaderos motores y su representación un descanso para el espíritu. 

Nuestro tiempo podría ser rico en temática trágica: nunca como ahora la sinrazón y el caos dominan, pero en el teatro esta realidad genera farsas o melodramas, o espectáculos visuales dominados por el desorden y la desesperanza. Para encontrar la tragedia hay que recurrir al repertorio. Tal vez por eso resurgen con fuerza las puestas en escena de las tragedias antiguas, con un realizador muy en boga actualmente en Francia: el belga Ivo Van Hove. 

Conocí su trabajo en el Festival de Aviñón 2008 con las tragedias romanas de Shakespeare: Coriolano, Julio Cesar y Antonio y Cleopatra, tres obras en una misma función con el Toneelgroep de Ámsterdam. Seis horas de espectáculo que pasaron como un torrente de imágenes y de sensaciones contemporáneas. Ese parece ser el sello del trabajo de Van Hove: hacer que las tragedias clásicas sean punzantes en el presente absoluto del teatro.  

Ahora Van Hove ofrece otras dos tragedias con los actores de la Comedia Francesa: Electra y Orestes, de Eurípides, en continuidad con su estupenda puesta en escena de Los Malditos de Visconti con la misma compañía. Para presentar estos ejemplos de la tragedia griega, Van Hove va con todo: percusiones en vivo, lodo fundamental en la escena, rudeza rayana en lo grotesco, actuaciones extremas. La seria compañía de Molière convertida en una sucursal del Living Theatre o en una réplica de otro autor-director belga extremo, Jan Fabre. Lodo fundamental, danzas rituales, pasión desatada, emasculación, crimen, todo aparece en esta cantata de la venganza defendida por estupendos actores. 

Al parece el director quiere denunciar con este trabajo el proceso de radicalización que lleva al crimen, aunque en Electra y Orestes de Eurípides la razones son más familiares, de clan, más que un proceso de radicalización. Pero con la tragedia antigua se pueden hacer interpretaciones que sacudan nuestro presente, en especial cuando se desentrañan los resortes internos de la obra. 

Y ahí está el interés. El instrumento teatro que fue creado hace 2 500 años, en la forma que lo conocemos actualmente, aún tiene vigencia y eficacia. Y para dar cuenta de esta fuerza las obras de Eurípides pueden catalogarse entre las más contemporáneas de los trágicos. Terrible maquinaria en las manos de Van Hove que nos lleva a los terrores de la venganza, al anhelo de la aniquilación, al horror del caos y del crimen. El instrumento teatro en todo su esplendor, con sus cantos, sus percusiones, su escenografía, su iluminación, su coro; alcanza para eso y más, y ahora lo comprobamos en este trabajo de la Comedia Francesa. 

Se anuncia que esta obra con la Comedia Francesa participará en el Festival de Teatro de Epidauros que tiene lugar en Grecia durante el verano, ¡Qué magnífica idea! El teatro de Epidauros es tal vez el mejor conservado de la antigüedad griega. Un sitio fantástico con un ciclorama de mar y unas tribunas de piedra, con una acústica fuera de toda norma y el esplendor de los escenarios de la Grecia antigua. ¡Qué privilegio para los espectadores de este siglo XXI poder viajar en el tiempo hasta los inicios del teatro con una obra griega, pero presentada con un  sabor contemporáneo! Sin traición, pero sin la retórica del clasicismo. Eurípides audaz en su tiempo, 2500 años más tarde sigue vigente. 

¡Qué espléndida máquina del tiempo, el Teatro!   

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€