En cartel

‘Arte en vivo’ lleva la performance a las calles de once pueblos de Madrid

Se llevarán a cabo cinco acciones a cargo de artistas madrileños

Este verano, la Comunidad de Madrid vuelve a llevar el arte performático a las plazas de las Once Villas de la región con el proyecto Arte vivo en las Villas, una serie de exposiciones y actividades centradas en el arte en acción que se desarrollará entre el 22 de julio y el 10 de septiembre.

Arte vivo en las Villas tiene como objetivo impulsar el trabajo de artistas madrileños que trabajan el concepto de performance y arte vivo, como dar a conocer los artistas locales de cada pueblo, además de enfatizar la gran importancia de las plazas públicas como espacio de encuentro.

Proyecto comisariado por La Juan Gallery, se desarrollará en las plazas de San Martín de Valdeiglesias, Torrelaguna, Manzanares El Real, Colmenar de Oreja, Navalcarnero, Rascafría, Villarejo de Salvanés, Patones, Chinchón y Nuevo Baztán, once municipios que configuran las once Villas de Madrid, un conjunto de destinos singulares reconocidos por su patrimonio cultural, que han conservado su autenticidad rural.

Este proyecto fusiona las actuales tendencias artísticas de la performance y las artes vivas con propuestas más clásicas realizadas por los propios vecinos de cada municipio, como encajes de bolillos, artesanía del esparto, pintura en vivo, escenas teatralizadas o danza contemporánea. No faltarán tampoco música, escultura, vidrieras al plomo, estudios móviles de fotografía, danzas de folclore tradicional, talleres de títeres, arte textil, grafiti, aerografía o recitales de poesía.

Cinco creaciones

Vectora‘ de Elisa Miravalles es una investigación sobre las poéticas del movimiento del cuerpo mediante el diálogo con objetos a través del espacio, empleando un lenguaje de plástica escénica. Utiliza técnicas expresivas provenientes del campo de las artes visuales y la performance. La partitura se ha diseñado con el objetivo de adaptarse a la cartografía y los elementos arquitectónicos que componen cada una de las plazas donde se ubica, creando así una pieza site-specific.

‘Confessions-room‘ de Silvi Mannequeen es un espacio off-line que confronta la exhibición pública y la escucha íntima, el aplauso y el susurro, la opulencia y la vulnerabilidad. Un espacio ambivalente entre el escenario y el confesionario. El cuerpo a cuerpo de una confesión sin jerarquía ni penitencia.

‘Alfiletero‘ de Nacho Gamma es una pieza en la que los alfileres guardan una gran fuerza y significado. La performance ha sido ideada para adaptarse a cada una de las villas donde será presentada. La gente de la localidad está invitada a participar en el proceso de creación de un amuleto junto al artista. Con esta pieza se quiere ensalzar el folclore y vincular aún más a los participantes con su municipio.

‘Memoria comestible’ de Paz Alberta es una performance que reivindica que la cocina y los objetos asociados a la acción de cocinar son una parte indispensable de la identidad y es el resultado del conjunto de los diferentes elementos que componen la acción: por un lado, la propia conversación generada y, por otro, los majados como reflejo de la memoria que se pueden probar con pan con aceite, y el mantel de la mesa.

Perdona, ¿eres Antonio?’ de Bea Lobo es un ejercicio de poesía casual a través del registro sonoro. Se sale al encuentro de reflexiones sobre la marcha, con el cuidado de andar atentos a la belleza que pueda surgir de cualquier sitio, físico o mental, forzando el desprejuicio y la ausencia de esqueleto narrativo.

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba