Velaí! Voici!

Pirólisis y teatro perralleiro

El dúo cómico formado por Evaristo Calvo y Víctor Mosqueira, Mofa & Befa, celebra su 30 aniversario sobre los escenarios con un espectáculo feminista. Lo hacen sumando tres mujeres al equipo, en dramaturgia y dirección, Lucía Aldao y María Lado en el ingenio textual y Clara Gayo en el ingenio escénico. Hasta ahora era Quico Cadaval quien, casi siempre, formaba con ellos una tríada cómica, desde la dirección y a veces también en el escenario, como en ‘Shakespeare para ignorantes’ (2009) o en ‘Románticos’ (2012).

Con Mofa & Befa el humor, la palabra y los gags manifiestan la inexplicable esencia gallega, esa que no cabe en clichés, aunque sea a ellos, casi siempre, a los que recurrimos cuando tratamos de explicarla. Desde esa esencia o, mejor aún, singularidad autóctona, siempre se han encargado de sacudir aspectos controvertidos de la actualidad.

Mofa & Befa empezaron en 1992 en las cabareteras ‘Ultranoites’ de la Sala Nasa de Compostela y en 1996 publicaron el «Manifiesto para un teatro perralleiro». La «perrallada» aquí es, en cierto sentido, irónica y poco tiene que ver con la chapuza o lo mal hecho, con lo burdo o lo descuidado.

Por lo que he visto de ellos, diría que esa «teatralidad perralleira» tiene más que ver con el pop gallego, lo popular lejos del populismo, con el reciclaje inventivo en los elementos escenográficos, el atrezo y la caracterización externa de los actores. Por ejemplo, en ‘Pirolíticos’ (31 FIOT. Festival de Carballo, 2022), que he podido ver en la Sala Ártika de Vigo el 10 de marzo de 2023, el uso de utensilios de cocina que componen divertidos artilugios: una fregona y una escoba se convierten en guitarras eléctricas, una espumadera cuadrada sirve de micrófono de radio, un rallador se convierte en walkie-talkie de policía, el cepillo del baño es la varita mágica, etc. y en el vestuario, los delantales.

Lo «perralleiro» tiene que ver con lo ordinario y lo cotidiano, con lo de andar por casa, con la calle, con la taberna, con la clase obrera, con lo alternativo, en oposición a lo elitista y a la alta cultura. La «estética perralleira» se opone a la estética de lo refinado, lo lujoso, lo serio, lo oficial, la pompa y boato. Consiste, incluso, a veces desde la parodia y la farsa, en darle la vuelta a lo serio y a la pose. Por ejemplo, los maestros de ceremonias de un espectáculo, en ‘Pirolíticos’, visten una especie de frac, pero en lugar de corbata o pajarita, usan dos calcetines de colores vivos y, en lugar de pantalones, faldas. Aquí también está la figura de los payasos de la pareja Mofa & Befa.

«Perralleiro» se asocia a una intención irreverente, desmitificadora y festiva, cercana al espíritu del carnaval, pero no exenta de cierta elegancia, derivada de la precisión y eficacia en las acciones, y siempre guiada por valores éticos y humanísticos. En este sentido, no hay ni crueldad ni violencia, ni desprecio hiriente. Estamos ante un teatro provocador, a veces chocante, pero, al mismo tiempo, amable, que busca la complicidad y no la confrontación. El humor nunca es amargo, aunque pueda ser negro, verde, blanco o incluso rosa. Negro cuando, de repente, saca a relucir algún asunto escabroso o aparece la muerte. Por ejemplo, en ‘Pirolíticos’, los dos rockeros que regresan a casa a altas horas de la noche y se encuentran en la calle con una chica que pasa corriendo, pero uno de ellos quiere demostrarle que no son tipos peligrosos. Aquí el humor negro tiende al humor blanco, en el absurdo de la situación y la fantasía, casi de atmósfera gótica, que recrean con el relato radiofónico semi-escenificado. La parodia del humor negro nos da el humor blanco, ingenuo. Pero el humor blanco de Mofa & Befa siempre tiene un tono gamberro. Golfo sin llegar al humor verde. El tema sexual, quizás por el machismo que suele teñirlo en los chistes, no entra en la baraja de estos cómicos, pero si algún guiño, por ejemplo, en el propio título ‘Pirolíticos’, con su posible doble lectura, debido a la similitud con «pirola» (pene) y a la asociación que se puede establecer respecto a la temática del espectáculo en sí. Y el humor rosa, quizás, esté ligado al juego del travestismo.

En su última creación, ‘Pirolíticos’, con la que celebran el 30 aniversario, meten al hombre que son en la cocina, para someter la masculinidad hegemónica, de tradición heteropatriarcal, a un proceso de “pirólisis” que la limpie de pensamientos, actitudes y actos machistas. El espectáculo está compuesto por una serie de «aperitivos», entremeses o sketches, en los que el ingenio verbal, derivado del texto de AldaoLado, se esposa (¿o marida?) con el ingenio de las situaciones, dirigidas por Clara Gayo (el concierto rock de los Pirolíticos; la alegoría del Feminismo visitando al machista y repasando sus chistes; la multa del guardián del feminismo al malote; el radioteatro con la escena cómica de terror, la noche en que dos compañeros, los rockeros, llegan tarde a casa y se cruzan con una chica; el presidente del gobierno y su asesor el día después de un 8M, etc.) y con la vis cómica única de los actores. Unos sketches presentados por los dos showmen, en una caracterización, entre los maestros de ceremonias y los payasos, que no oculta a las personas que actúan, amplificando su simpatía.

Humor crítico, entretenimiento que no es vacuo porque sabe tocar asuntos serios, que pertenecen al ámbito de la justicia, que nos afectan a todos. Retranca que, sin perder la malicia, alcanza la bondad y la desnudez de lo ingenuo.

Con ‘Pirolíticos’ he estado sonriendo de principio a fin y riéndome con el arte de Mofa & Befa para convertir lo que, para algunos, puede ser problemático o espinoso, en algo amable. Y con el coraje de terminar con una escena anticlimática respecto a la comedia, en la que ponen en evidencia, de manera cruda, mediante una analogía, el abuso sexual en el ámbito de las artes escénicas y el audiovisual.

Treinta años de humor celta casero, de corral, alimentado en casa, y de ingenioso perralleirismo. Dos actores, con funciones de payasos y bufones, que hacen el teatro más lúdico y teatral, el de recrear situaciones controvertidas desdramatizándolas, para atizar el pensamiento y divertirse divirtiéndose.

P.S. – Algunos artículos relacionados:

“Románticos/Mofa & Befa. Desmitificación de lo sentimentaloide”. Publicado el 13 de mayo de 2013:
https://www.artezblai.com/romanticosmofa-a-befa/

“Quico Cadaval y el espectáculo de la narración oral”. Publicado el 8 de julio de 2019:
https://www.artezblai.com/quico-cadaval-y-el-espectaculo-de-la-narracion-oral/

“‘A sombra de Cristal’ casa lo culto y lo popular”. Publicado el 12 de diciembre de 2021:
https://www.artezblai.com/a-sombra-de-cristal-casa-lo-culto-y-lo-popular/

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba