Sidebar

18
Vie, Oct

Y no es coña | Carlos Gil

Las redes sociales, los nuevos canales de comunicación, las multitud de pantallas por las que nos llega información, ocio, entretenimiento, cultura, van configurando una nueva manera de relaciones sociales, personales, culturales. Todo ello, en los términos de los que más han estudiado estas circunstancias y movimientos, nos aseguran que se crean "comunidades", que pueden ser alrededor de los amigos de fumar en pipa, como en los seguidores de una cantante, o pertenecientes a una orden religiosa, política, o cualquier otra referencia. Es más, en las empresas con fundamento tienen su "community manager", que es la persona que se encarga de mantener activas esas vías de comunicación y de interrelación con los demás.

Este espacio virtual, www.artezblai.com lleva más de una docena de años en la red, con diferentes formatos, intensidades, relaciones y funcionalidades, hasta que hace unos meses decidimos convertirlo en un periódico diario, abierto al mundo entero, incorporando además de la información, la opinión y la crítica. Un medio de comunicación diferenciado de la revista ARTEZ, a la que acoge en su seno, y que intenta estar al servicio de una "comunidad" a la que creíamos homogénea, pre-existente, pero que con el avance de las tecnologías, la extenuante presencia de nuevas páginas, blogs, portales, institucionales, gremiales, personales, la red se ha ido poblando de tal manera que no sabemos codificar bien nuestra influencia, o valorar adecuadamente nuestra comunidad, creada o sustentada por nuestro servicio, o simplemente formada por estorninos cíclicos.

La fidelidad no está de moda, y aceptamos el reto de perder adeptos por un lado y ganar nuevos visitantes por otro. Nuestras audiencias medidas científicamente y proporcionadas por agentes externos a nosotros, nos informan de que mantenemos un nivel que se puede considerar, en nuestro ámbito concreto de influencia, ¿comunidad?, las artes escénicas, de considerable, con una media durante el año 2011 de 3911 visitas diarias, y que en los dos meses de este año 2012 de los que tenemos estadísticas se han ido manteniendo e incluso intensificando.

Nuestra "comunidad" es amplía, especialmente en el ámbito iberoamericano donde siempre hemos estado, es significativamente creciente, y como se puede comprobar, con muchas nuevas voces que escriben semanalmente, y con cada vez más información proveniente de los países más activos teatralmente. Todo este esfuerzo, este cambio, con una edición en papel de ARTEZ que ha debido menguar por la tozudez de las circunstancias económicas, la bajada de ingresos por publicidad, la orfandad en la que nos han dejado las instituciones en cuanto a ayudas o subvenciones, debemos intentar hacer sostenible este servicio, y para ello necesitamos que esa comunidad a la cual damos soporte, que nos usa, que la alimentamos y nos alimenta, crezca, y que se manifieste verdaderamente como un ente que procura mantener vivo , con su participación crítica, informativa, publicitaria este espacio, esta ventana.

Necesitamos abrir canales de participación real para que sepamos acercarnos más a los deseos y/o necesidades de nuestros comunitarios, porque hemos ido introduciendo cambios que no sabemos si son perceptibles, como es que ahora se puede ver el número de ARTEZ de cada mes en PDF, pero que hemos introducido en los artículos de opinión un código, un pago simbólico para valorar el trabajo, para que ese gratis total no sea una manera evocativa de suicidarse. Quisiéramos ver algún tipo de respuesta, sabremos rectificar en las equivocaciones, pero esa comunidad de la que nos sentimos parte, debe darnos señales de vida, de apoyo, de participación no solamente visitándonos, sino ayudándonos a crear un espacio libre al servicio de las Artes Escénicas para uso y disfrute de aficionados, profesionales, artistas, gestores y todos los que se crean pertenecer no a la comunidad de Artezblai, sino a las Artes Escénicas en general.