Sidebar

17
Mié, Jul

Foro fugaz | Enrique Atonal

Enseñan que es negro grafito, aunque también prístino diamante, dicen que lo expiramos lo aspiramos y añaden que es imprescindible para la vida; lo presentan como un elemento químico más, pero tiene toda una división que lo estudia: la química orgánica. Elemento con cuatro valencias, alma del modesto lápiz, que nos ayuda a escribir notas efímeras, atrapar ideas golondrinas y a recordar sin énfasis. Lo más interesantes es que se relaciona consigo mismo y que siendo carbono es muy diferente entre una y otra presentación, como suele ocurrir con nuestra complejidad. 

Así imagino a la humanidad, el mismo compuesto con infinitas variables. Todos carbono y todos diferentes. Siempre dispuestos y siempre encerrados en nosotros mismos. Humanos-carbono, y el teatro un tubo de ensayo de estas variantes, una manera de alcanzar nuevas aleaciones. 

Sin embargo, hay otra característica que me hace pensar que nuestras neuronas son como el carbono: la facilidad con la que puede manipularse. Es como si nuestra mente estuviera poco formada y fuera receptiva a todo tipo de influencias, las que adoptamos como si fueran un hallazgo personal. Esta facultad hace posible al teatro. Somos material en proceso de creación que fácilmente puede trabajarse, manipularse. Nuestra ventaja: podemos construirnos cuanto queramos, nuestra debilidad: nos pueden utilizar a conveniencia. Siempre ha sido así y raros han sido los humanos que han logrado resistir y han encontrado el camino de la verdadera libertad. Porque no somos libres, somos átomos de carbono enlazados a los que una mano secreta, ajena, interesada, condiciona, maneja, interpreta. Ideologías, religiones, gustos, modas, diversiones, la mano secreta nos dice a cada paso qué podemos hacer, cómo podemos combinarnos, cuál opción adoptar, qué nos conviene, cuál es nuestro gusto. Somos materia modulable, y los que manejan el mundo lo saben, por eso la democracia parece cada día más frágil e ilusoria. Obligarnos a algo que parezca una elección personal es relativamente fácil. Aun resistirte puede ser un modo de condicionarte. La verdadera búsqueda está en la comunión teatral.

¿Cómo encontrar la pureza del diamante? ¿Un camino que avance y nos lleve a la libertad…? ¿Dónde, qué señal seguir, qué hilo adoptar que mantenga un equilibrio entre la necesidad de ser guiado y la búsqueda de una verdadera libertad? 

Mientras tanto somos sin ser, y los que han aprendido a manejarnos ahora cuentan con mayores recursos, el marketing es universal, el big data sigue nuestros usos y costumbres, y el retroceso social es notorio. Porque basta con que leamos, veamos, escuchemos algo, por insólito, increíble que parezca para que se nos quede en la memoria, aunque sea para rechazarlo. Por eso el teatro tiene vigencia: es una ficción escénica que puede conducirnos a la conciencia. Y dejarnos marcados en ambos sentidos, rechazo o aceptación. Nuestro cerebro se adapta con facilidad para transformar la mentira en una certeza dinámica. A propósito no uso la palabra verdad, porque me parece que merece respeto. 

¿Nuestro cerebro pleno de glucosa es carbono? Átomos de carbono ligados entre sí, humanidad, cerebro, imperio, redes sociales. La libertad es un mito con el que soñamos y la Verdad, debemos buscarla toda la vida. Y uno de los instrumentos de búsqueda y avance es el teatro. 

Cual carbono somos cruciales y somos obscuros, una nada que respira, (la respiración, la respiración que es el aliento universal) y una posibilidad de diamante. ¿Tal vez el teatro? 

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€