Sidebar

15
Vie, Nov

Y no es coña | Carlos Gil
Hace muy pocos años, en un campo de fútbol inglés de notable importancia histórica, corría por una banda un enjuto muchacho, casi un niño, revoltoso, con los pelos como el pájaro loco, que driblaba a sus rivales y creaba belleza. Desde la banda un tipo amargado, con pintas de capo mafioso, mandó a uno de sus sicarios en el campo a que le partiera las piernas. La entrada fue criminal, el joven jugador, apellidado Messi, saltó por los aires, necesitó asistencia médica, el árbitro tomó medidas disciplinarias, y el mafioso entrenador, Jose Mourinho para más señas, mancilló de golpe el deporte del fútbol y la grandeza del arte teatral, acusando al jugador argentino de hacer teatro. Tuvo un desliz y desde su subconsciente anegado por la soberbia del mafioso y jugador de ventaja le salió un elogio sin darse cuenta: "en Barcelona hay muy buen teatro".

Esta injuria, esta utilización del Teatro como algo malo, denunciable, mentiroso, se ha ido adueñando de la crítica visceral futbolera de baja estofa. La caverna mediática sigue al tal Mourinho en su implacable misión de destruir al Real Madrid, de convertir en mierda pestilente el fútbol donde esté él entrenando y de transmitir a la hinchada el nefasto concepto de que Teatro es igual a algo malo. Y por ahí no vamos a pasar.

Pero si podemos entender que ese fanatismo patrioterista, irracional, se adueñe de malas maneras de la palabra sagrada: Teatro, lo que es inadmisible es que en una gala de los Max, que debería ser la fiesta que llegara a la cumbre de la demostración del amor al teatro, se utilice como leiv motiv de toda la puesta en escena la canción que más daño ha hecho, hace y hará en la población general sobre el concepto mismo de Teatro. El bolerazo de La Lupe, que canta de manera más posmoderna Falete, "Lo tuyo es puro Teatro", es algo que cualquier persona que ame medianamente el arte teatral debería desterrar de su uso, porque se convierte en un insulto, en un reproche, en una actitud maligna contra otra persona. Escupirle con saña a alguien Lo tuyo es puro teatro es decirle que es un mentiroso, un traidor, un falso, y el Teatro es justo todo lo contrario, es el esfuerzo por lograr con el uso de convenciones narrativas una verdad artística.

Parece mentira que con tantos listos, estrellas, asesores, dramaturgos, actores, actrices y asimilados, nadie se diera cuenta que cantar, aunque se cante muy bien (o incluso peor cuanto mejor se cante), esa canción nefasta es tirar piedras contra el edifico teatral. En mi larga experiencia radiofónica, cada vez que debía entrar para hablar de teatro, en todas las radios que he tenido la oportunidad de hacerlo, con muy buena voluntad, alguien colocaba como sintonía esta canción. Y en todas las ocasiones mi intervención comenzaba despotricando de la canción porque es un uso impropio del concepto Teatro. Se entiende que un productor radiofónico busque con urgencia en su archivo digitalizado y encuentre esta canción, lo que em cuesta más asumir es que nadie en todo el organigrama de los Max se diera cuenta de la flagrante contradicción. Y que después se aplaudiera, lo que me lleva a la conclusión más pesimista: hay incapacidad de análisis de texto; hay una empanada mental y se dice las cosas sin saber lo que se dice.

Me dan ganas de poner estupendo y pedir la impugnación de la gala, de los premios, y que los responsables escriban en su facebook o twiter, no cantaré una canción sin analizar sus contenidos seis millones de veces. Pero que se lo hagan mirar. Es una negligencia dolosa para el Teatro. O que lo hubiera cantado en directo por Falete y no los excelentes actores-cantantes que lo hicieron.

No cuesta nada tomarse en serio lo que uno hace. Me cuesta encontrar algo positivo para las Artes Escénicas que en un desencuentro amoroso alguien diga:

"Igual que en un escenario/Finges tu dolor barato/Tu drama no es necesario/Ya conozco ese teatro". Y más adelante, "Recuerdo tu simulacro/Perdona que no te crea/Me parece que es teatro/Teatro,/Lo tuyo es puro teatro".

Esta es la canción que hasta Mourinho es capaz de comprender sin necesidad de que se la traduzca Sergio Ramos.