Sidebar

17
Mié, Jul

Foro fugaz | Enrique Atonal

El espíritu del público

La vi por primera vez en un festival en Bayona, cuando esta ciudad del sur de Francia aún recibía cada año lo más destacado del teatro español y latinoamericano; ahora ya no, una pérdida para el teatro hispanoamericano tan lamentable como la de Irène Sadowska. 

La recuerdo de mirada fulgurante y figura tan delgada como una inspiración, con su cigarro en una larga boquilla como una diva salida de una película en blanco y negro, intimidante y atractiva. Nunca compartimos la sal y el pan, pero si el desayuno en el hotel en el que nos hospedaba el festival. También compartimos las plateas como público comprometido con el espectáculo, como deben ser los críticos y cronistas de teatro. 

Éramos colegas y mientras vivió en París nos encontrábamos frecuentemente en los espectáculos, en especial aquellos que de una u otra manera involucraban al teatro español e iberoamericano. Su pasión por el teatro estuvo presente hasta el final de sus días, según nos cuenta Carlos Gil Zamora, nuestro editor, en una sentida crónica que escribió en este mismo espacio para anunciar su desaparición, Como un pajarito ilusionado.  

Figura entrañable de la crítica en Francia y España, Irène Sadowska fundó y dirigió Los Encuentros de Dramaturgia Española Contemporánea de París, denominados Hispanité Exploration que presentó a connotados dramaturgos españoles en el teatro de l’Atalante y el de Rond Point de la capital francesa, recuerdo entre todos la presencia de Juan Mayorga. 

El trabajo de Irène Sadowska me invita a replantearme las características de la crítica teatral: lo primero, un amor absoluto por el teatro y lo que representa, un espacio vivo en el que conviven en tiempo real dos mundos. Después un conocimiento sin prejuicios de la dramaturgia, de las escuelas, de los métodos y de las obras. Como seres humanos los críticos tienen sus preferencias, como profesionales que se han adjudicado la tarea de guiar, deben desconfiar de sus inclinaciones, deben replantearse en cada análisis cuales son sus juicios y cuales sus prejuicios, deben ayudar a que las artes escénicas encuentren un camino en la disparatada situación actual. 

No son condiciones fáciles; Irène Sadowska cumplía por lo menos con la primera: amor absoluto por el teatro en todas sus formas. Con un especial interés por la vertiente hispana. También tenía una sólida formación teatral lo que daba consistencia a sus análisis. Nos hará falta la visión de Irène Sadowska en las páginas de Artez, (todavía recuerdo el entusiasmo de Carlos Gil Zamora al saber que Irène se mudaba a Madrid y colaboraría con la revista), también en la revista Primer Acto, y en las publicaciones francesas en donde ella colaboraba. Podemos decir que la crítica teatral europea se ha quedado sin uno de sus mejores elementos. Porque ella representaba al espíritu del público, indispensable para que el acto teatral exista.  

Porque a pesar de su precario estado de salud siguió escribiendo hasta el último día, como podemos constatar en sus recientes críticas a la puesta en escena de la Compañía Nacional de Teatro Clásico del Burlador de Sevilla de Tirso de Molina o en su presentación del Festival de Teatro de Mérida 2018. 

Vaya un saludo fraternal y solidario a François Guyon su compañero de correrías teatrales, y una cálida sentida despedida para Irène Sadowska que acaba de abandonar el escenario de este mundo. 

París, Agosto 2018

Nuevo número de la revista ARTEZ


Visita nuestra librería online

Todos los libros de la editorial artezblai

NOVEDADES EDITORIALES

Los cinco continentes del Teratro

Querido lector, quisiera contarte aquí cómo nació la idea de este libro porque el origen, como sabes, es al mismo tiempo, el inicio y el fundamento. A fines del siglo pasado, estábamos sorprendidos de que nuestro libro El arte secreto del actor. Diccionario de antropología teatral –publicado por primera vez en 1983– continuara siendo editado y traducido en diferentes idiomas. Probablemente resultó eficaz su fórmula simple en la que textos e imágenes tienen la misma importancia, y uno constantemente remite al otro; las ilustraciones se volvían protagonistas para sostener un nuevo campo de estudios, la antropología teatral ideada por Eugenio. Si como estudioso del teatro yo había colaborado con la antropología teatral, ahora le pedía a Eugenio su participación en la vertiente de la Historia, con un libro que imaginábamos como un complemento del precedente. Aun teniendo que decidir toda la organización del libro, me respondió que era una buena idea y me propuso que los argumentos giraran en torno a las técnicas, nunca lo suficientemente estudiadas, de los actores.
Precio : Próximamente

Puntos de vista

Es un privilegio el poder dar a conocer el trabajo que desde finales de los años 60 Suzanne Osten ha desarrollado tanto en Suecia como en el resto del mundo, a través de presentaciones, giras, conferencias y workshops. El alcance de la obra de Suzanne se se debiera condensar en unas pocas palabras toda su obra hablaría de: riesgo, compromiso, comunicación, lucha y una inalterable apuesta por los olvidados dentro de los olvidados: los niños. Y junto a ellos los jóvenes. Es a ellos a los que Suzanne ha dedicado una enorme parte de su actividad creadora.
Precio : Próximamente

Poética del drama moderno

El objeto de esta obra es el de definir el nuevo paradigma de la forma dramática que aparece hacia 1880 y que continúa hasta hoy en las dramaturgias contemporáneas. Se tiende así un puente entre las primeras obras de la modernidad en el teatro como las de Ibsen, Strindberg o Chejov, y las más recientes, ya se trate de las obras de Heiner Müller, Bernard-Marie Koltès o Jon Fosse. Jean-Pierre Sarrazac desvela la dimensión rapsódica del drama moderna: una forma abierta, profundamente heterogénea, en la que los modos dramático, épico y lírico, e incluso argumentativo (el diálogo filosófico que contamina al diálogo dramático), no dejan de ensamblarse o de solaparse. Lejos de compartir las ideas de “decadencia” (Luckàcs), de obsolescencia (Lehmann) o de la muerte del drama (Adorno), Poética del drama moderno dibuja contornos, siempre en movimiento, de una forma la más libre posible, pero que no es la ausencia de forma.
Precio : Próximamente

La zanja

¿En qué momento compartimos el viaje que nos hizo ser tan iguales? ¿Cómo reprocharnos y atraernos tanto? La respuesta está en el tiempo pasado, en nuestros ancestros, en el recuerdo común que permaneció oculto. Porque en definitiva, hemos heredado las acciones de unos hombres sobre otros y las influencias sobre el colectivo. La Zanja refleja el encuentro entre dos mundos, ese ciclo infinito que se repetirá una y otra vez. Es un trabajo exhaustivo de creación, surgido de la documentación de las crónicas de la época y nuestros viajes al Perú actual.
Precio : 10€

Pasarela Senegal

En enero de 2007 el diseñador Antonio Miró presentó en la Pasarela de Barcelona un desfile no exento de polémica con ocho inmigrantes sin papeles y una escenografía con una patera y cajas. De tal acontecimiento le surge la idea de la obra a López Llera, quien, a raíz del suceso siente la necesidad de reflexionar sobre el papel del artista en la sociedad del espectáculo2, sobre la validez y efectividad de las denuncias sociales a través del arte y sobre el sentido de su propia escritura. La pieza constituye una magnífica denuncia dramática de la banalización de la cultura y del espectáculo.
Precio : 10€

Hacia una poética del arte como vehículo de Jerzy Grotowski

La reinvención de Pere Sais ondea en el título de la obra: Hacia una poética del arte como vehículo. Grotowski, como se sabe, imaginaba que la “cadena” de las performing arts podía mantenerse tensa entre dos extremos: el arte como presentación por una parte y el arte como vehículo en el extremo opuesto. Al hablar de poética del arte como vehículo se realiza un salto epistemológico.
Precio : 24€