Estrenos

Pol López protagoniza la adaptación de ‘Crim i càstig’ de Pau Carrió

Por tercera vez en el Teatre Lliure, Carrió se atreve a llevar a escena una obra mayor de la literatura europea.

Desembarca en el barcelonés Teatre Lliure de Montjuïc el 23 de febrero el gran clásico ruso ‘Crim i càstig’. El director Pau Carrió adapta y dirige esta novela de Fiódor Dostoievski, que habla sobre las consecuencias de un crimen y sobre la fina línea entre la bondad y la maldad, la inocencia y la perversidad. El espectáculo permanecerá en la Sala Fabià Puigserver hasta el 3 de abril.

Por tercera vez en el Teatre Lliure, Carrió se atreve a llevar a escena una obra mayor de la literatura europea, después de su versión de ‘Enric V’ (2014), titulada ‘Victòria d’Enric V‘, y su ‘Hamlet’ (2016). La adaptación escénica de ‘Crim i càstig’, hecha a partir de la traducción de Miquel Cabal (Premi Ciutat de Barcelona 2021), nace como una continuación de la reflexión iniciada con Hamlet sobre las consecuencias de tener una visión idealizada de la capacidad de acción para cambiar el mundo. «En Hamlet, estuvimos cuatro horas para matar a alguien. En ‘Crim i càstig,’ es después de matar a alguien que pensamos cuatro horas. Aquí nos centramos en las consecuencias de haber cometido un crimen así», ha explicado el director.

El montaje aborda la violencia sistémica y la individual, desde cuestionar el uso lícito que el Estado puede hacer de la violencia, hasta meterse en la cabeza del personaje y de la fiebre que lo lleva a cometer un acto atroz. La historia se sitúa en una sociedad en crisis, tensada ante el cambio de régimen que se prepara y que se encuentra en tránsito absoluto hacia un nuevo modelo social.

Crim i castig 2 Foto Sílvia Poch 1
Foto Sílvia Poch

Pol López interpreta el papel de Raskólnikov, el joven estudiante ruso que vive en la miseria y es empujado por la necesidad pero, sobretodo, por consideraciones teóricas, a asesinar una vieja usurera de vida execrable. Un personaje, el protagonista, que explorará los límites de la ética y la moral, y del que podremos ir conociendo los pensamientos y dudas, ya que, tanto la puesta en escena como la dramaturgia están construidas desde el punto de vista del personaje principal, que siempre está en escena. «La puesta en escena se distorsiona cuando él delira y la música marca el pulso del protagonista», explica Carrió.

Míriam Iscla es el detective Porfiri Petróvit, que irá detrás de él. Los intérpretes Roser Batalla, Oriol Guinart, Carlota Olcina, Francesca Piñón, Albert Prat, Òscar Rabadán, Marc Rodríguez y Maria Rodríguez completan este reparto, cuyo talento se despliega en un escenario casi vacío, propuesta de Sebastià Brosa. Solo un gran plástico que sobrevuela los personajes recordando la escena de un crimen y las paredes porticadas de la Sala Fabià Puigserver -con una disposición nunca vista hasta ahora- bastan para ambientar esta historia de construcción no realista. Arnau Vallvé, componente del grupo musical Manel, ha creado la música original -de género electrónica- y Adriana Parra, el vestuario.

El mismo día del estreno de ‘Crim i càstig‘, el 23 de febrero, el Lliure también inaugura la instalación ‘Slèvia: ecos y resonancias Fabià Puigserver’, que permanecerá en el vestíbulo de la Sala Fabià Puigserver en Montjuïc hasta el 19 de junio. Esta instalación es la continuación de la retrospectiva sobre el fundador del Lliure que el teatro puso en marcha en el Lliure de Gràcia con motivo de los 30 años de su muerte. Slèvia es el pseudónimo con que Fabià Puigserver firmaba sus obras mientras estaba en Varsòvia y todavía algunas, cuando ya estaba de vuelta en Barcelona. Un nombre que establece un puente entre las dos ciudades que dejaron huella en su trabajo y vida.

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba